De la maternidad nació su empresa

En 2011, Ixchel Anaya ganó el concurso del Premio a estudiante emprendedor y es la fundadora de Ecopipo. Foto: Especial.

En 2011, Ixchel Anaya ganó el concurso del Premio a estudiante emprendedor y es la fundadora de Ecopipo. Foto: Especial.

POR: Darinka Rodríguez

| Colaboradora

Egresada de la UNAM FES Aragón, trabaja desde hace siete años en medios de comunicación. Es aficionada a los viajes y las bicicletas.

En 2009, Ixchel Anaya se preparaba a ser mamá por primera vez. Como cualquier madre primeriza, comenzó a documentarse e investigar sobre los cuidados que debería tener para su hijo al momento de su nacimiento. De pronto se topó con una terrible cifra: un bebé usa alrededor de 6,000 pañales desechables cada año de su vida -con la contaminación ambiental que eso conlleva- y el gasto de alrededor de 60,000 pesos por año.

Cuando nació su hijo estaba resuelta a no contaminar más y ahorrarse unos cuantos miles de pesos, por lo que decidió usar pañales de tela. “Me costaba un poco de trabajo acostumbrarme a ellos y me daba miedo ponerle seguritos, por lo que empecé a cortar las telas y ponerles velcro. Luego me puse a investigar sobre telas y fibras” relató Anaya en entrevista con Dinero en Imagen.

En su investigación encontró una empresa ecológica en España, de la que recibió asesoramiento y decidió fabricar ella misma los pañales con telas especiales para su bebé. Pero no contaba con que el éxito de su idea se iba a esparcir de boca en boca y cada vez más mamás como ella estaban interesadas en lo que había creado. “Mi esposo y yo nos dimos cuenta de que muchas personas estaban interesadas en los pañales y por eso tomamos la decisión de lanzar este producto en México” aseguró. Y así, tras la maternidad nació Ecopipo, empresa ecológica dedicada a la creación de pañales.

Posteriormente, Anaya empezó una pequeña red de distribución por Internet con madres que revendían su producto. Al comienzo, esta red contaba con treinta personas y en menos de un año ya eran 200. Pero la historia de su crecimiento no se detiene en su localidad. Pronto sus anuncios llegaron a todo México y finalmente, ella decidió promocionarse en páginas internacionales.

Ese mismo año, comenzó a exportar los pañales que ella fabrica a Canadá. Ecopipo ya no es el pequeño negocio que despegó en la casa de Ixchel en Irapuato y donde su abuelita le ayudaba a coser pañales. Esta empresa ya cuenta con más de 25 empleados, una comercializadora en Monterrey y una importante red de exportaciones en Europa y Latinoamérica.  “Nuestro crecimiento ha sido de 200% anual, aunque nos hemos topado con algunos obstáculos en el camino” contó la mamá emprendedora.

Foto: Especial.

 

Momentos difíciles

El camino del emprendimiento es complicado, cuánto más cuando se habla de una mujer con responsabilidades de crecimiento de un niño y al mismo tiempo, de un negocio. Para Ixchel, hubo tres momentos complicados en su camino al éxito, mismos que precisó para aquéllas mujeres que tienen la curiosidad de los negocios y todavía no han dado el primer paso:

1. Animarse a convertir su proyecto personal en un negocio formal. “Al principio me topé con mucha negatividad, pues me decían  ‘¿Cómo crees que vas a vender pañales de tela si ya no se usan?’pero yo identifiqué una necesidad y creí que había una oportunidad en las personas interesadas tanto en el lado ecológico, económico y de salud”. Fue así como rompió el tabú de los pañales de tela.

2. La falta de recursos.  “Es el problema de todo emprendedor. Conseguir créditos o financiamiento a veces puede ser complicado, y de hecho, Ecopipo se ha mantenido gracias a la reinversión que hacemos de las ventas” señala.  El acceso a capital para alguien que tiene un negocio con menos de un año de funcionamiento es una de las dificultades más frecuentes al momento de despegar un modelo.

3. La falta de conocimientos administrativos. “No saber administrarse bien y el poco manejo de recursos contables se hace un problema. Hay que saber auxiliarse con las personas que te puedan dar asesoría” recomendó la emprendedora guanajuatense.

El panorama del éxito

En 2011, Ixchel Anaya ganó el concurso del Premio a estudiante emprendedor y fue la representante de México en los Global Students Entrepreneur Awards en Nueva York, además de ser galardonada en el Cleantech Chalenge en nuestro país. Pero el camino de Ecopipo no se detiene ahí.

“Tenemos el propósito de asociarnos con el DIF y cambiar los pañales desechables por pañales de tela para evitar la contaminación y poder llegar a muchas más personas” señaló. Las ventas en el extranjero están también creciendo, pues la conciencia ecológica es un tema relevante, por lo que no descarta que en un futuro, su producto pueda llegar a más países.

Aunque esta exitosa mamá que vio nacer su carrera emprendedora con uno de sus hijos no sabe definirlo con precisión, asegura que “hay algo adentro que te impulsa a querer hacer las cosas y cuando se ve la oportunidad, no dejarlo pasar”. 

No olvides visitar la página de Dinero en Imagen en Facebook.

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: