Empresas formales recurren a informalidad

Junto con el gobierno y otras instituciones contratan a personas bajo esquemas para evadir o disminuir el costo de sus contribuciones al IMSS, desprotegiendo al trabajador

POR:  Jorge Ramos Última actualización 25 / Junio / 2013

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de junio.- Las compañías formales han contribuido a la generación de millones de empleos informales en México, al recurrir a esquemas de contratación de personal mediante los que disminuyen el costo de sus contribuciones a la seguridad social o incluso evaden el pago de las mismas, aunque ello implique dejar desprotegido a los trabajadores y sus familias, sin derecho a servicio médico ni a una pensión, reconocieron expertos en la materia.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), disponibles hasta el tercer trimestre de 2012, señalan que a septiembre de ese año había 29 millones 271 mil 23 trabajadores se encontraban en situación de informalidad laboral.

De ese total, 14 millones 221 mil 779 estaban ocupados en el sector informal; dos millones 137 mil 222 en el trabajo doméstico; seis millones 157 mil 774 en el sector agropecuario; y seis millones 753 mil 548, en empresas, gobierno e instituciones.

Las cifras, que no están actualizadas en lo que respecta a desagregación del total de informales hasta la fecha mencionada, indican que las empresas, junto con el gobierno y las instituciones, han contribuido a generar prácticamente una quinta parte del total de los empleos informales que hay en el país.

Según Armando Leñero, presidente de la Asociación Mexicana de Capital Humano (Amech), las formas más comunes son la contratación por honorarios, sin derecho a ninguna prestación de ley, o a través de sindicatos que remuneran al agremiado con “aportaciones de previsión social” que, pese al nombre, no cubren la seguridad social del trabajador, o bien, mediante la incorporación de éste a una cooperativa, figura que también evade el pago de contribuciones al IMSS y al Infonavit.

Dijo que algunas unidades productivas utilizan un esquema mixto que consiste en dar de alta a los trabajadores ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con un salario base de cotización bajo para disminuir el costo de las contribuciones de seguridad social, pero adicionalmente les pagan otra cantidad adicional, incluso mayor que la registrada ante el IMSS, pero a través del sistema de honorarios, lo que abona muy poco al ahorro para el retiro del trabajador.

Otras recurren a las “malas” empresas de tercerización, mejor conocidas como de outsourcing, que no cumplen con los estándares de calidad mínimos, que son, dijo, los mismos que exige la Ley Federal del Trabajo, lo que implica el riesgo de que se presten a evadir el pago de las contribuciones sociales y por lo cual no forman parte de la Amech.

El presidente de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Tomás Natividad, reconoció que las empresas formales generan empleo informal en México. No obstante, le restó importancia a ese hecho, al señalar que siempre se ha dado por causa de la rigidez laboral y que es la menor parte del problema.

“Siempre ha pasado, pero es el menos, es el menor, y se genera por la dureza de la propia legislación que no ha permitido la creación de nuevas figuras de contratación”, dijo Natividad.

En entrevista con Excélsior, sostuvo que es la dureza de la legislación laboral la que ha propiciado que las firmas utilicen herramientas no laborales para la contratación de personal por honorarios, comisión mercantil o como becarios. “Si bien todas esas figuras están fuera del marco estrictamente formal, no son del todo informales, porque la mayoría están controladas y pagan impuestos”, dijo.

A manera de ejemplo, Natividad explicó que las empresas consideran a los contratados por honorarios como asimilables al salario, lo que significa que les retiene el impuesto y lo paga.

“Sí eluden en algunos casos la seguridad social y algunas cargas laborales derivadas de la relación de trabajo, pero están parcialmente en la formalidad”, señaló.

También a manera de ejemplo, comentó que más de tres millones de personas se dedican a la venta directa de productos como Avon y Fuller, sin ser empleados de esas empresas ni estar subordinados a ellas, pero éstas les retienen impuestos y los pagan al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Insistió en que los más de seis millones de empleos informales que generan las empresas, junto con gobierno e instituciones, son la menor parte del problema en este tema laboral.

Sin embargo, advirtió que si no se detiene el crecimiento del empleo informal, se corre el riesgo de que colapse el sistema de seguridad social y de un estallido social en México.

Sin cambios

Natividad dijo que, lamentablemente, la reforma a la Ley Federal del Trabajo no ha contribuido a generar empleo formal, en lo cual coincidió Efraín Bastida, socio de consultoría de Deloitte.

Al respecto, Bastida recordó que la Ley Federal del Trabajo reformada incorporó nuevas figuras de contratación, como el periodo de prueba y pago por hora, pero no están claras las reglas de operación.

En consecuencia, ante la incertidumbre sobre los criterios que aplicará la autoridad, las empresas no se atreven a utilizarlas y es en ese sentido que la LFT no ha contribuido a generar empleo formal, como se esperaba, dijo Bastida.

Video recomendado
Lo que pasa en la red: