Cuando Bimbo era una Pyme

Don Lorenzo Servitje compartió anécdotas empresariales durante el homenaje realizado en su honor en el World Business Forum de WOBI. Foto: Darinka Rodríguez

Don Lorenzo Servitje compartió anécdotas empresariales durante el homenaje realizado en su honor en el World Business Forum de WOBI. Foto: Darinka Rodríguez

POR: Darinka Rodríguez

| Colaboradora

Egresada de la UNAM FES Aragón, trabaja desde hace siete años en medios de comunicación. Es aficionada a los viajes y las bicicletas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando Bimbo empezó operaciones el 2 de diciembre de 1945 en plena Guerra Mundial con 34 personas en sus filas, don Lorenzo Servitje no imaginó que 78 años después su fuerza de trabajo sería de más de 125,000 trabajadores. 
 
Hoy, a sus 94 años de edad, Lorenzo Servitje es el único socio fundador con vida de esta gran empresa mexicana que actualmente cuenta con operaciones en 19 países y tres continentes. Esta tarde compartió un cúmulo de anécdotas empresariales durante el homenaje realizado en su honor en el World Business Forum de WOBI.
 
En el marco de esta charla con los diversos grupos empresariales que se reunieron por dos días en el centro de convenciones de Santa Fe, el empresario contó algunas de las historias que hicieron que Grupo Bimbo pasara de ser una  panadería en la Ciudad de México, al consorcio pastelero que es hoy en día, y que al tercer trimestre de 2013 reportara ventas por 45,152.40 millones de pesos, un crecimiento de 3.8% respecto mismo periodo del 2012.
 
"Yo trabaje desde los 18 años, dejé la carrera de contador y me tuve que venir a trabajar porque mi padre había muerto. Pero en esos años de lo que yo llamo la 'prehistoria' de Bimbo, es donde hicimos nuestros pequeños ahorros para poder crear una empresa", dijo Servitje, sentado en un sillón ubicado en el centro del auditorio, mientras hacia memoria sobre la incertidumbre de él y sus tres socios al pensar en fundar una panadería industrial. 
 
"Fue una aventura, porque era entrar a un mundo nuevo de desarrollo", señaló. Y competidores no le faltaron. El propio dueño de Gamesa le propuso en su momento no entrar al negocio de los pastelillos, si Bimbo no entraba en el de las galletas. Por fracasos tampoco repara en gastos, pues recordó que en los años ochenta, tuvieron un intento fallido de llegar a España y que se concretó varios años después.
 
Una de las anécdotas que más conmovió al público del World Business Forum fue la de un vendedor que se jubiló tras 40 años de servicio en la empresa, quien tres meses después de su retiro se enteró de un cambio en el uniforme en el personal. "'Don Lorenzo, ¿podría regalarme un uniforme?' 'Pero Jesús, por qué, si no lo necesitas' 'Es que quiero que me entierren con él'", relató Servitje mientras el auditorio emitía un suspiro colectivo. 
 
El principio de subsidiaridad de Lorenzo Servitje
 
Es uno de los preceptos con los que el socio fundador guió los primeros pasos de esta gran compañía. "Como jefes, gerentes, supervisores y directores, la norma es extraordinaria", explicó el directivo honorario tras más de medio siglo al frente de su negocio. 
 
Según Lorenzo Servitje, en todo grupo humano existen dos tipos de personas; un mayor y un menor. En el caso de la familia, los padres y los hijos; en la escuela los maestros y los alumnos; en la empresa los jefes y los colaboradores y a nivel público el gobierno y la ciudadanía.
 
"La norma consiste en que el menor haga lo más que pueda y el mayor sólo lo necesario", explicó Servitje. Así, un adolescente necesitaría manejarse por su cuenta, pero con una guía suficiente para crecer. "Esta norma es altamente productiva, no somos hermanos de la caridad" afirmó.
 
La cultura empresarial del futuro
 
A sólo seis años de cumplir un siglo de vida y con la responsabilidad de haber creado una empresa multinacional, Lorenzo Servitje cree que lo que falta en México para crecer en términos económicos es más empresas y más cultura corporativa. "1.2% de crecimiento económico anual es para llorar" sentenció.
 
Por ello, ante lo que él consideró el futuro empresarial reunido en este foro, instó a los asistentes a valerse de la experiencia y de sus colaboradores para fomentar el crecimiento del país a través de creación de empleos y liderazgo.
 
"Nos faltan empresarios; en sus manos está" y con esta frase concluyó la charla antes de ser reconocido por su larga y fructífera trayectoria como fundador de Grupo Bimbo.
 
#kgb 

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: