Dar el salto: Lecciones desde la estratósfera con Baumgartner

Para el primer ser humano en romper la barrera del sonido, existen varios elementos clave para poder dar ese salto. Foto: Getty.

Para el primer ser humano en romper la barrera del sonido, existen varios elementos clave para poder dar ese salto. Foto: Getty.

POR: Darinka Rodríguez

| Colaboradora

Egresada de la UNAM FES Aragón, trabaja desde hace siete años en medios de comunicación. Es aficionada a los viajes y las bicicletas.

CIUDAD DE MÉXICO.- Estás parado en la orilla. Si volteas tus ojos hacia arriba, no hay nada más que un cielo negro y debajo de tus pies, todo se ve azul. Sabes que nadie ha visto un panorama como ese en antes de ti. Te encuentras en el punto más alto al que un hombre había podido llegar antes: 39,045 metros te separan del suelo y estás a punto de saltar: es 14 de octubre de 2012, tu nombre es Felix Baumgartner y vas a romper tres récords mundiales en un sólo día.

Para el primer ser humano en romper la barrera del sonido, realizar la caída libre desde el punto más alto y hacer un vuelo tripulado en globo al punto más alejado de la Tierra esos minutos en la estratósfera valieron la pena tras cinco años de arduo trabajo. “Lo primero es que tienes que dejar tu zona de confort, si quieres hacer algo tienes que trabajar arduamente”, señaló en conferencia de prensa en el marco del World Business Forum de WOBI.

“Antes de este salto tuve que prepararme por cinco años. Hubo mucho entrenamiento, mucho conocimiento que tuvimos que compartir, pero también tuvimos que hacer muchas cosas que nadie antes había hecho y que teníamos que averiguar”, señaló Baumgartner.

Baumgartner sabía muy bien a lo que quería dedicarse desde que vivía en Austria y acudió por primera vez aun encuentro organizado por Red Bull en 1988 de salto en paracaídas. Ahí comenzó la historia de su récord con el Red Bull Stratos, pero ¿Cuáles fueron las piezas esenciales para conseguir tales hazañas? “Hay tres elementos clave para lograrlo: confianza en ti mismo, confianza en tus habilidades y confianza en ti mismo para ser exitoso”, afirmó.

 

Miedo, no pánico

Antes de probar el sabor del éxito, Baumgartner tuvo que vivir la experiencia del fracaso, sobre todo, cuando se trataba de hacer algo que ningún humano había hecho en el planeta. “Tuvimos muchos fallos en el camino, pero creo que lo más importante es cometer errores y no hay que tener miedo de cometer errores, sobre todo si estás haciendo algo que nadie había hecho antes”, indicó a medios.

“Cuando te das cuenta que eres la única persona en el mundo en ese punto y que no puedes compartirlo con nadie más pero al mismo tiempo estás siendo observado por millones de personas en el mundo por diez minutos lo cambia todo”, señaló, al hacer memoria del momento para el que se preparó por cinco años y que desde luego, recordará por el resto de su vida.

Para alguien que se deja caer desde una altura cercana a los cuatro kilómetros, el miedo es una sensación conocida. Sin embargo, Baumgartner señaló que el miedo en sí mismo no es malo. “El miedo te hace estar concentrado para algo que podría ser peligroso en el momento, y empiezas a concentrarse. La clave es que el miedo puede ser tu amigo, pero en el momento en que el miedo se convierte en pánico te brinda un mal juicio y puedes hacer las cosas mal. El miedo es necesario”, señaló.

La clave según Baumgartner es que incluso cuando la caída libre te hace perder el balance después de que has dado el salto, la concentración es pieza fundamental para poder después poner los dos pies en la tierra. 

Lo importante, es llegar a dar ese salto.

Félix Baumgartner en su visita a México. Foto: Darinka Rodríguez

#kdr 

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: