Salario mínimo, entre mitos y propuesta

El problema es que del salario mínimo dependen actividades, multas y partidas presupuestales que nada tienen que ver con la política laboral.

El jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, terminó presentando una propuesta más acabada para elevar el salario mínimo.

Pide lo que es obvio, pero que por muchos años no vimos: el salario mínimo debe emparejarse con la línea de pobreza y así garantizar que quien con lo que gane pueda obtener, por lo menos, una canasta básica alimentaria. La percepción mínima debería subir en el primer año 15.6%, para pasar de 67.3 pesos a 82.9 pesos diarios y seguir elevándose para llegar a los 171.3 pesos para 2018.

Mito de inflación

El primer mito es la inflación que originaría la elevación del salario mínimo.

Aumentar el salario mínimo no tendría gran impacto inflacionario. Subir los demás salarios, los salarios medios, sí originaría una escalada en los precios y sería un grave error quererlo hacer por decreto.

El mínimo se circunscribe a seis millones de trabajadores, de los cuales la mayoría se encuentra en la informalidad, por lo cual pocos, alrededor de 300 mil, serían los beneficiados con el aumento de la percepción.

Desde luego se tendría que dialogar con los sindicatos para impedir que siguieran la elevación del mínimo, y más bien los salarios contractuales deben estar ligados a la productividad. Tal y como ha insistido el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

Descansa IP: No desaparecería Comisión

La Comisión Nacional de los Salarios Mínimos no desaparece en la propuesta de Mancera. Pero sí se transforma.

Para el Consejo Coordinador Empresarial, presidido por Gerardo Gutiérrez Candiani, la comisión es esencial como un mecanismo para definir los salarios mínimos de manera tripartita.

Sin embargo, es claro que la actual Comisión Nacional de los Salarios Mínimos tiene poca funcionalidad. Bien le vendría un fuerte cambio para darle una autonomía que hoy no tiene.

Desvincularlo de todas las unidades

El problema con el salario mínimo para su aumento es que de él dependen muchas actividades, multas y partidas presupuestales que nada tienen que ver con la política laboral.

Cuando los empresarios advertían que elevar el salario mínimo traería consecuencias dramáticas en un mayor costo de los créditos al Infonavit, o en mayores partidas para partidos políticos, o en costos mayores para las cuotas del Seguro Social, desde luego tienen razón.

Si se quiere elevar el salario mínimo, deberá regresar a lo original: ser parte de una política laboral, no de toda clase de multas y gastos que se encuentran en más de 100 leyes.

Mancera, propuesta para debatir

Mancera junto con sus secretarios de Finanzas, Édgar Amador, y de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski, presentó la propuesta para elevar el salario mínimo. Una propuesta seria que bien valdría la pena tomar en cuenta.

El salario mínimo de hoy en día, de verdad, es mantener a las personas viviendo en la pobreza y muestra uno de los rasgos de nuestra economía tan desigual.

Canaintex, Moisés Kalach

La Cámara de la Industria Textil (Canaintex), desde luego vio con buen ánimo el programa anunciado por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para la industria del calzado.

Moisés Kalach, presidente de Canaintex, pide un trato similar para la industria textil y del vestido, donde se pudieran imponer determinados aranceles a la entrada de telas provenientes de países asiáticos, en particular de China. Y la existencia de un programa integral para ser más competitivos.

Kalach recuerda el centro de diseño que ya tienen en Hidalgo. Pero no es suficiente: si los textileros mexicanos quieren salir adelante, sí podrían recibir cierta protección, pero también un programa para ser más competitivos en nuevas tendencias de telas y con mejor diseño.

Aeropuerto capitalino para Texcoco

Anótelo. Sí es cierto: el anuncio del nuevo aeropuerto llega la próxima semana.

El aeropuerto capitalino está al tope y por más que su director, Alfonso Sarabia, ha buscado darle salidas y usos, la saturación es inminente.

El nuevo aeropuerto se dará en Texcoco. Tampoco hay sorpresas. Desde que Tizayuca perdió el impulso, Texcoco siempre fue la opción.

El titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, ha explicado que junto con el actual aeropuerto, el gobierno federal tiene muchas hectáreas de tierra que podrán utilizarse para un aeropuerto con pistas que permitan despegues y aterrizajes simultáneos, lo que hoy no se puede hacer.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de José Yuste
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: