Salario mínimo, la propuesta Servitje

Los empresarios ven en la propuesta de Lorenzo Servitje, cofundador de Bimbo, y quien todavía sigue activo, una posibilidad real para elevar los salarios mínimos. Servitje plantea que el alza al salario mínimo sea absoluta, no porcentual. En
otras palabras, que el salario mínimo pueda subir 20 pesos o más, pero no que suba de jalón en un porcentaje que los sindicatos podrían tomar para presionar por un alza porcentual similar.

Aumento en pesos, no en porcentaje

Por ejemplo, Mancera pone sobre la mesa la posibilidad de elevar el salario mínimo de 67.29 a 82.86 pesos, de un jalón. Y así hasta llegar a ser de 171 pesos diarios, que es la actual línea de la pobreza.

Sin embargo, no se quiere que dicho aumento sea en porcentaje, sino en pesos, como un monto absoluto, para no dar a los sindicatos la oportunidad de exigir aumentos porcentuales similares.

CCE y Coparmex, lo ven bien

Tanto en el Consejo Coordinador Empresarial, presidido por Gerardo Gutiérrez Candiani, así como en la Coparmex, que encabeza Juan Pablo Castañón, le han dado vueltas a la posibilidad real de elevar los salarios. Y no ven con malos ojos la alternativa de Servitje.

Primero, desindexar

Claro que para llegar a dicha alternativa, primero deberán tomarse ciertos pasos. Uno, en donde todos están de acuerdo, desde el gobierno capitalino, hasta el gobierno federal (así lo ha externado Luis Videgaray, secretario de Hacienda), es desindexar el salario mínimo de más de 300 leyes: multas, créditos, partidas presupuestales a partidos políticos, entre otras.

Quizá aquí valga la pena crear otra unidad de medida para el nuevo salario, y en lugar de llamarle mínimo, ponerle otro nombre: salario básico, etcétera.

Paso indispensable: un salario, no en regiones

Para los empresarios también deberá existir un paso previo para todo ello, y el cual podrá realizarse este mismo año, por ahí de noviembre.

Resulta que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos podría unificar, este mismo año, los dos salarios que quedan en el país. Así se tendría una sola percepción a lo largo del país y se haría más fácil un alza.

Como vemos, los empresarios sí ven con buenos ojos el alza al salario mínimo, siempre y cuando sea un proceso en el que se evite el riesgo inflacionario, que los sindicatos pongan de su parte, y también las autoridades. Los sindicatos sin llevar un alza similar a la del salario mínimo. Y las autoridades apoyando a los empresarios que absorban la elevación del mínimo.

Turismo, restaurantes y comercio: productividad

En el Comité Nacional de Productividad, conformado por el gobierno federal, empresarios e instituciones educativas, ya se detectaron problemas de productividad en tres sectores clave, que además son intensivos en mano de obra.

Se trata de los restaurantes, el comercio y el turismo. En ellos hay un problema: la baja productividad. Es un problema que va desde el diseño de políticas hasta la capacitación de la mano de obra. El objetivo, desde luego, es generar valor agregado.

En cambio existen otros sectores, que son competitivos, pero con baja absorción de mano de obra. Ahí están los más competitivos de la economía mexicana: automotriz y aeroespacial.

Estos son los temas que debe ver la nueva ley para elevar sostenidamente la productividad y competitividad.

Ahorro en afores, facilitarlo

El gobierno federal empezó a estimular el ahorro voluntario en las afores. Guarda toda la lógica del mundo: las afores son las que más rendimientos financieros pueden dejarle a un trabajador. Les dan mejores rendimientos que en los bancos. Pero ahora, señalaba el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el presidente de la Consar, los trabajadores podrán realizar sus ahorros voluntarios en las tiendas 7Eleven. Esperemos que existan más de estos convenios.

Y también esperemos que regrese una mayor deducibilidad para invertir en las afores (hoy en día, la deducibilidad de impuestos entra en un tope máximo junto con muchos otros gastos).

Se necesitan más incentivos para el ahorro. Este es un buen inicio para estimular el ahorro de las personas y familias, ya que prácticamente no hay incentivos para hacerlo: las tasas de rendimiento para los ahorradores son muy bajas, incluso más que la inflación.

Y hacerlo en las afores es una necesidad: las personas no se pensionan con el 100% de su salario, necesitan ahorro voluntario para poder tener una pensión digna. El gobierno ha iniciado una buena iniciativa.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de José Yuste
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: