Tu hijo podría convertirse en empresario si toma estas clases

CIUDAD DE MÉXICO.- José Carlos Robles Pacheco tiene claro su futuro pese a tener sólo 10 años: “Cuando sea grande pondré una empresa de diseño gráfico, porque me encanta dibujar, además ya sé cómo hacer un presupuesto para invertir e incluso cómo contratar personal”.

Este pequeño es sólo uno de los 130,000 estudiantes que este año cursan alguno de los programas educativos que proporciona JA México, una organización sin fines de lucro que busca brindar a los niños y jóvenes del país las herramientas necesarias para construir un futuro laboral exitoso.

Nuestra misión es ir a las escuelas primarias, secundarias, preparatorias y universidades, principalmente públicas, a proporcionar programas educativos enfocados a desarrollar habilidades, mejorar la educación financiera, la formación hacia el trabajo y el espíritu emprendedor de los alumnos”, asegura Jaime Santibáñez, director general de JA México.

Actualmente, la organización imparte sus programas en cerca de 1,500 escuelas, de las cuales menos de 10% son privadas. “Algunas personas nos preguntan por qué tenemos tanta presencia en escuelas públicas, y la respuesta es obvia, pues en ellas es más sentida la necesidad de tener cursos que incentiven el buen manejo de las finanzas personales, la importancia de terminar la escuela así como de poner una empresa”.

Lo más innovador es que las clases son impartidas por ejecutivos de grandes empresas, quienes dedican parte de su tiempo a compartir con los niños y jóvenes sus conocimientos y experiencias, incluso dueños y socios de las compañías más importantes del sector privado participan.

En total son más de 6,000 los voluntarios.“Esto siembra en los estudiantes la esperanza de que es posible alcanzar el éxito, pues muchos de los voluntarios estudiaron en escuelas públicas o pertenecían a familias con recursos limitados, sin embargo son el ejemplo de que se pueden vencer esas barreras”.

MISIÓN INTERNACIONAL

JA México no es una organización de reciente creación, desde 1975 trabaja en la educación financiera de niños y jóvenes bajo el nombre de Impulsa, pero a partir de febrero pasado cambió su nombre para evidenciar que forma parte de la red mundial de JA Worldwide, la cual opera en 122 países con el apoyo de más de 430,000 voluntarios, impactando a 10 millones de estudiantes cada año, explicó Rosendo Vallés Costas, presidente del consejo.

De acuerdo con el directivo, los recursos económicos que han permitido lograr estas metas provienen de donativos de empresas privadas pues los programas educativos que son impartidos en las escuelas no tienen costo para los alumnos.

Y los resultados que han logrado son contundentes ya que el 50 por ciento de los egresados de sus programas tiene más posibilidades de formar su propia empresa o conseguir un buen trabajo que quienes no cursaron éstos, además ganan en promedio 50 por ciento más salario que los no egresados.

Somos un complemento de la matricula educativa de las escuelas públicas porque es ahí donde vemos que hay una necesidad muy importante de generar los liderazgos que tanto va a requerir el mundo en los próximos años… México forma un papel principal debido a su importancia económica, incluso diferentes empresas trasnacionales que hacen donativos solicitan que un porcentaje determinado se destine a los niños de este país pues son el talento del futuro”.

TRANSFORMAN VIDAS

Los programas educativos que proporciona JA México le han cambiado la vida a más de un estudiante. “Hace unos años, durante la primera clase de un programa, el voluntario preguntó a niños de sexto grado de primaria cómo podrían hacer dinero, y uno de ellos respondió con naturalidad que robando un banco… Conforme pasó el curso su idea cambió, y al final, ese mismo niño respondió que para hacer dinero podía poner una empresa”, relata Patricia Torres Zúñiga, directora de la escuela primaria Ford 49.

En su opinión, son estos tipos de cursos los que pueden combatir la deserción escolar, la cual se ha detonado en los últimos años debido a que los niños y jóvenes se sienten desesperanzados. “Estos programas educativos son un incentivo porque desde pequeños aprenden que no necesariamente tienen que encontrar un empleo sino que pueden ser empleadores”.

Estos resultados son palpables sobre todo en el nivel medio superior y superior pues ha permitido que los jóvenes que participan elaboren proyectos de negocio antes de concluir sus carreras.

Ahora los alumnos tienen más ambiciones porque más que buscar postularse a las empresas que ofrecen vacantes en la bolsa de trabajo, buscan asesoría para hacer realidad sus ideas de negocios”, indica Rita Sánchez Hidalgo, profesora del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) México-Canadá.

La meta principal de JA México es formar talento de calidad. “No importa si son emprendedores o empresarios, lo que queremos es que cada vez más mexicanos tengan la formación educativa suficiente para decidir a qué dedicarse, pero que esa actividad les proporcione ingresos suficientes para tener una vida de calidad”.

 

EDUCACIÓN PARA TODOS

Los programas de esta organización están dirigidos a niños y jóvenes de 6 a 21 años de edad. Su objetivo es ayudarles a desarrollar las actitudes y aptitudes necesarias para que construyan un futuro exitoso. Por esa razón se les imparten contenidos de educación financiera, preparación para el trabajo y espíritu emprendedor.

 

Primaria

Los niños que cursan este nivel educativo aprenden a desarrollar su conciencia acerca de sus familias, la comunidad, el país y el mundo. Además de que se incentiva el emprendedurismo con valores.

 

Secundaria

En este grado escolar se enseña a los adolescentes a manejar sus finanzas personales con responsabilidad, se les ayuda a identificar sus ventajas y a desarrollar sus habilidades para alcanzar el éxito.

 

Preparatoria

Los jóvenes que participan en los programas de este nivel escolar exploran temas de economía, aprenden a emprender, viven la experiencia de ser socios por un día, además de que desarrollan sus habilidades.

 

Universidad

En este nivel los programas educativos se enfocan a apoyar a los jóvenes a emprender sus empresas, de manera que al final de los mismos nacen pequeñas empresas formales de todos los sectores económicos.

 

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: