APP hospitalarias congeladas en Sinaloa

La saturación en los hospitales del sistema de salud pública es uno de los problemas que históricamente han buscado resolver las administraciones en turno y, en este caso, uno de los principales dolores de cabeza del actual titular de la Secretaría de Salud, José Narro.

Este mismo año, la OCDE de José Ángel Gurría, dio a conocer que en el país tan sólo existen 11.6 centros hospitalarios públicos por cada millón de habitantes, cuando en el sector privado la misma cifra llega a ser hasta de 26.8 hospitales por esa misma cantidad de personas.

Por tanto, una de las soluciones que busca dársele al tema, incluso desde la administración de Felipe Calderón, es la construcción de hospitales con el apoyo del sector empresarial, al amparo de la denominada Ley de Asociaciones Público Privadas (APP).

La fórmula ha sido una válvula de escape para instituciones como el ISSSTE, de José Reyes Baeza, que ha apostado a las APP para proyectar la construcción de tres hospitales en la CDMX, Tabasco y Mérida, con un valor de infraestructura cercano a los dos mil 800 millones de pesos.

No obstante, el prometedor esquema se ha encontrado con ciertos conflictos en las administraciones estatales, sobre todo en aquellas que experimentaron relevos en la gubernatura y que por cuestiones políticas los proyectos de infraestructura no fueron aprobados en su construcción.

Tal es el caso de Sinaloa, que aún gobierna Mario López Valdez, donde se tiene ya todo listo para la construcción de dos hospitales, uno en Culiacán y otro en Mazatlán, mediante la figura de APP, los cuales únicamente esperan la autorización del Ejecutivo estatal.

Los nosocomios deberían estar ya resolviendo el problema de saturación del Hospital General del Estado, que otorga hasta tres millones de consultas al año, y del Hospital de la Mujer de la región, el cual fue proyectado para atender tres mil 500 partos anuales, atiende hoy arriba de ocho mil.

A lo anterior habrá que sumarle que la entidad que gobernará Quirino Ordaz Coppel a partir de enero de 2017 no construye infraestructura hospitalaria desde hace más de 20 años, por lo que los proyectos que deja en pausa López Valdez son más que necesarios para la región.

Malova comentó la semana pasada que existen las condiciones y la urgencia para aprobar los proyectos, pero que a él ya no le queda tiempo para concretarlos, ni para defenderlos ante el grupo de empresarios locales que los satanizaron por no haber sido tomados en cuenta.

El funcionario “pasó la estafeta” a Quirino, a quien le tocará la aprobación de los proyectos hospitalarios con valor anual conjunto de 586 millones de pesos, decisión que deberá tomar rápidamente si es que no quiere ver incrementada aún más esa inversión ante la inminente alza en el precio del dólar.

Se trata de hospitales que contarán cada uno con 120 camas, 43 consultorios, 19 gabinetes y áreas de investigación únicas en el noroeste del país, todo esto sobre 23 mil metros cuadrados de terreno en sus respectivos municipios.

IMAGEN TELEVISIÓN

Sí así es, éste es el nombre con el que saldrá al aire la nueva cadena nacional. Olegario Vázquez Aldir, quien encabeza esta oferta en medios de comunicación, tiene muy claro la importancia de acercar a su equipo a líderes de talla internacional en el ámbito de la creatividad. Ejemplo de ello es la empresa Chermayeff & Geismar & Haviv, la cual es la encargada de diseñar la identidad corporativa de la cadena. En el portafolios de esta firma destacan los logotipos de Mobil, Armani, National Geographic, así como el del famoso Museo de Arte Moderno de Nueva York, entre muchos más.

FIBRA PLUS

Se espera que en los primeros días de noviembre salga al mercado Fibra Plus, el fideicomiso especializado en bienes raíces de Gustavo Tomé. La operación también será un parteaguas para Punto Casa de Bolsa, la intermediaria dirigida por José Abraham, porque con ella pasará a ligas de estructurador.

La empresa que arrancó en 2012 ha realizado 20 transacciones, de las que 18 son emisiones de Certificados Bursátiles y dos IPO: la de CADU, que comanda Pedro Vaca por 300 millones de pesos, y la de Fibra HD, que capitanea Javier Lomelín, por mil 500 millones.

Con Fibra Plus esta casa de bolsa entra a otro nivel. Este vehículo de inversión estima levantar del mercado unos dos mil 900 millones de pesos.

Su propuesta luce innovadora porque, a diferencia del resto de los Fibras, ofrece grandes oportunidades a los inversionistas, toda vez que se verán beneficiados más allá de los diez años que ofrecen instrumentos similares en el mercado, como los Certificados de Capital de Desarrollo, pero sobre todo de la plusvalía que generen los activos que estén en su panza.

La Tasa de Inversión de Retorno de Fibra Plus se calcula en 18%, contra 4-5% de las demás. Y si bien llama la atención que el inversor sea subido desde la construcción misma del inmueble, ahí justo radica el riesgo y la ganancia. Tomé no es ningún improvisado en el desarrollo de edificios, oficinas, centros comerciales y vivienda.

Cuenta con un portafolios de 13 desarrollos, algunos de los cuales se edificaron a partir de cero. Nueve de ellos conforman Fibra Plus, que en resumen ofrece de dos a tres veces mayor rendimiento, cobra la menor comisión del mercado y posee un gobierno corporativo sólido.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de Darío Celis
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: