Debería dar vergüenza

La liberación del precio de las gasolinas es una medida correcta casi desde cualquier punto de vista.

No hay justificación para que el gobierno destine 60% de los más de 200 mil millones de pesos anuales al 20% de la población más rica del país. El subsidio generalizado se destina a los deciles más altos de ingresos que tienen uno o varios vehículos. De acuerdo con el Inegi, mientras que el decil más bajo de la población destina 9% de su salario a gasolina, el más alto, 20 por ciento.

En México se dispendia la gasolina, puesto que somos el cuarto país que más la consume, lo que tiene una gran cantidad de impactos en temas como la contaminación.

Se trata de un subsidio regresivo, puesto que, entre más se consume el producto, más cantidad del dinero de los contribuyentes le toca. Los subsidios y los apoyos deben destinarse únicamente a la gente de menores recursos.

Tampoco existe una justificación para que la ineficiencia del transporte de Pemex le cueste a todos los mexicanos 40 mil millones de pesos anuales y eso hubiera garantizado durante décadas un precio en todo el país. Se trata de un absurdo no reconocer el costo del transporte.

DESINFORMADOS

A raíz de esta medida económica correcta, las reacciones han sido las siguientes:

1.- Profunda desinformación. El gobierno no ha tenido capacidad para explicar que esta decisión es correcta y que no sólo evitará el agravamiento de la crisis de Pemex y su impacto en las finanzas públicas, sino que pone bases para un mercado competitivo en el cual se reflejen los precios de la economía.

La población, cada vez más afecta a sumarse a la legión de imbéciles de las redes sociales, no logra distinguir un análisis serio y prefiere un meme o repetir una serie de mitos y mentiras sobre la economía. Se sigue viendo a Pemex y al petróleo con la visión equivocada que se tenía en la década de los setenta del siglo pasado y que tanto daño le hizo al país. Peor aún, algunos ofrecen regresar a esos tiempos como si fueran una solución.

MITOS Y MENTIRAS

2.- Grave propalación de mitos. Producto de la desinformación, hay una gran cantidad de mitos, como asegurar que todo aumentará de precio por los combustibles y no faltan los desinformados que ya aseguran que los precios de la canasta básica ya se incrementaron, puesto que todo se transporta en carretera.

En la época de la economía cerrada, donde no había competencia, así sucedía. Sin embargo, en la actualidad hay una gran cantidad de oportunidades para comprar en diferentes establecimientos y tomar decisiones.

A la inmensa mayoría de los mexicanos no les gusta esforzarse. Prefieren berrear ante las redes sociales que hacer compras inteligentes, preferir a los que no suben precios es mucho mejor que sólo molestarse; tener un uso más racional del vehículo o exigir a los gobernantes un eficiente sistema de transporte público.

¿Dónde están los que aplaudían a los gobiernos de la Ciudad de México la construcción de segundos pisos y obras similares que promueven el uso de los automóviles y no un transporte masivo?

MISERABLES

3.- Miseria política. En un lugar está algún candidato a la Presidencia de la República que promete que la gasolina costará 5 pesos, sin decir de dónde saldrían los recursos. En Venezuela también regalan el combustible y son el país que tiene la peor crisis económica en el mundo.

Morena, ciertamente, no votó la liberación del precio, pero tampoco propusieron nada. El PAN y el PRD, de una forma desvergonzada y cínica, se quejan en la calle de lo que votaron en el Congreso de la Unión. Si fueran congruentes, defenderían por lo que votaron u ofrecerían disculpas porque aprobaron algo que no sabían qué era.

4.- Políticamente correctos. Entre los políticamente correctos la moda es estar en contra del gasolinazo (que en su origen se refería a los aumentos mensuales de precios) y no hacer enojar al pueblo bueno, ése que lincha e insulta.

Es preferible jugar al analista ridículo —como Finamex, que sin tener datos especula cuánto aumentará la gasolina en febrero y así logra algunas menciones en los medios— que hacer un análisis serio como el de BBVA Bancomer, que ve la medida en perspectiva y en su impacto global.

EN FIRME

Le invito a que a partir de hoy, a las 20 horas, sintonice en Imagen Radio mi nuevo programa En Firme, en el cual analizaré con detalle y profundidad la información económica y financiera del día.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de David Páramo
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: