El consumo de agua en la Ciudad de México muestra diversos contrastes, en algunas regiones se reportan grandes desperdicios, mientras que en otras la escasez cada vez es mayor.