Los escenarios que podría vivir México con el muro de incertidumbre de Trump

La entrante administración de Estados Unidos ha traído consigo muchas inquietudes e incertidumbre en cuanto a los efectos que sus políticas y propuestas pudieran tener. Foto: Pixabay

La entrante administración de Estados Unidos ha traído consigo muchas inquietudes e incertidumbre en cuanto a los efectos que sus políticas y propuestas pudieran tener. Foto: Pixabay

Somos un sitio especializado en economía, finanzas y tecnología que ofrece contenidos para volver innovadores a nuestros lectores.

CIUDAD DE MÉXICO.- La entrante administración de Estados Unidos ha traído consigo muchas inquietudes e incertidumbre en cuanto a los efectos que sus políticas y propuestas pudieran tener en la economía mundial y particularmente, en la de México.

Sin embargo es preciso dar mayor certeza y claridad sobre los retos, oportunidades y posibles impactos que se deriven de esta nueva relación entre ambos países.

Para tal fin, PwC reunió a un grupo de sus más destacados expertos en diversos campos, entre otros: materia fiscal, estrategia, inversiones, transacciones y economía, para analizar los escenarios posibles que se vivirán en México.

Aspectos macroecómicos

La economía mexicana está muy ligada a la estadounidense al ser ésta nuestro principal mercado”, indicó Brenda García, Socia de Tax Policy Services. Aunque la economía mundial está creciendo a un ritmo del 3% y la de Estados Unidos al 2%, las previsiones de México se han visto revisadas a la baja.

En concreto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) las fijó en 1.7% para 2017 y 2% en 2018, lo que difiere con el 2.3% establecido por el Gobierno a finales del pasado año. Al respecto, Brenda García aseguró que “tendrá que haber ajustes al interior” para que no se vea alterado lo que se programó en el Paquete Económico.

Otro tema importante es la inflación, que se ha mantenido en un estable 3% en los últimos años. Sin embargo, se ha visto también afectada no sólo por la liberalización del precio de la gasolina, sino también por el aumento del salario mínimo y la variación del tipo de cambio. “Algunos analistas aseguran que podría llegar al 5%”, explica.

En cuanto al tipo de cambio también se ha visto afectado por la incertidumbre y los anuncios sobre política migratoria y comercial hechos por Donald Trump durante la campaña presidencial.

El Paquete Económico estimó el tipo de cambio en el 18.62 pesos por dólar y, en la actualidad, ya estamos cerca de 22 pesos, pudiendo llegar a 23”, concluyó al especialista.

Comercio exterior

Desde una perspectiva comercial, Óscar Marín, Socio de Corporate Finance, destacó que en los últimos meses la incertidumbre y la volatilidad de los mercados han producido “cierto retraso en la toma de decisiones” por parte de los empresarios mexicanos.

Asimismo, añadió que, con respecto a la supresión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se tendría que analizar su impacto en los distintos Estados, especialmente en los del sur de Estados Unidos.

El 35% de las importaciones de Texas tienen como destino México”, puntualizó el experto. Por su parte, Iván Jaso, Socio de Comercio Exterior, explicó que, en caso de no contar con este acuerdo, Estados Unidos se vería más perjudicado ya que sus productos estarán gravados con “aranceles más altos”.

En este sentido, los expertos discutieron la posibilidad de que la economía mexicana se diversifique y mire hacia otras regiones, como Europa o Asia.

“La economía y los inversores están mirando a México como destino de inversión”, dijo Óscar Marín.

Las reformas emprendidas han sido exitosas y han captado la inversión extranjera a México”, afirmó en referencia a las subastas realizadas por Pemex y la CFE.

Política fiscal

A este respecto, David Cuéllar, Socio Líder de Impuestos y Servicios Legales, explicó algunas de las líneas básicas que podría seguir la política fiscal de Donald Trump, como la Border-Adjustable Taxes, un impuesto que busca gravar las importaciones para que no fueran deducibles para las compañías en Estados Unidos y, en especial, para aquellos bienes o componentes mexicanos.

“Podría traer como consecuencia que las compañías estadounidenses compren productos de su país y no procedentes de México u otras naciones”, aseguró David Cuéllar, quien añadió: “Si se imposibilita la deducción de impuestos en productos o partes de los mismos de otras procedencias, estas exportaciones ayudaría a mitigar el efecto de una moneda más fuerte”.

Si se cumple la promesa del presidente Donald Trump en referencia a la reducción del 20% del impuesto sobre la renta, aún con una moneda fuerte, las compañías podrían invertir en producir más, crear más puestos de trabajo, exportar con más exenciones”, indicó David Cuéllar.

En este sentido, el Socio de Impuestos y Servicios Legales se inclinó también por la “reducción del impuesto sobre la renta de las personas y las empresas” en México para mantener la competitividad, aunque abogó por obtener los recursos a través de los “impuestos indirectos”.

David Cuéllar hizo hincapié en el Mandatory Repatriation, que podría involucrar la repatriación de recursos y derivar en consecuencias en el tipo de cambio, especialmente para “empresas mexicanas con filiales en Estados Unidos y subfiliales en otros países con moneda diferente”, concluyó.

*livm

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: