En el primer trimestre del año las empresas surcoreanas, KIA y Hyundai, rebasaron al grupo automotriz Fiat-Chrysler, mientras que Ford descendió como la séptima marca más vendida del país; en un mercado que fue dominado por marcas estadounidenses por más de 60 años.