Lo que saben los mejores líderes sobre el cambio 

Es un golpe de realidad sobre los desafíos de hacer cambios. No hay nada que se interponga en el camino de la innovación creativa a no ser la capacidad propia de imaginarla. Foto: Pixabay

Es un golpe de realidad sobre los desafíos de hacer cambios. No hay nada que se interponga en el camino de la innovación creativa a no ser la capacidad propia de imaginarla. Foto: Pixabay

Harvard Business School Publishing Corp. 

La creatividad innovadora no solo pertenece a las nuevas empresas que tienen las tecnologías más radicales.

Un buen ejemplo es lo que han logrado Ray Davis y sus colegas del Banco Umpqua. Davis asumió como CEO en 1994, cuando Umpqua era un pequeño banco comunitario con cinco sucursales en Roseburg, Oregón. 

Tenía 140 millones de dólares en activos y era de capital privado (con un valor de 20 millones de dólares). 

Actualmente, Umpqua, con cuarteles generales en Portland, tiene 300 sucursales en cinco estados, 25,000 millones de dólares en activos y un valor en bolsa de más de 4,000 millones de dólares.

Umpqua ha creado una relación única con los clientes que lo distingue del resto de los bancos comunitarios. 

Las sucursales de Umpqua tienen clubes de lectura y clases de yoga, sirven una mezcla de café Umpqua y chocolates hechos especialmente, y se convierten en un centro para negocios locales y grupos cívicos.

Ray Davis pronto dejará de ser CEO del Banco Umpqua, así que le pedí que reflexionara sobre sus más de dos décadas de revolucionario bancario.

Hay una diferencia entre ser creativo y ser imprudente. 

Umpqua se diferencia del “establishment” bancario. Pero eso no ha requerido decisiones financieras riesgosas. “Diferenciarse no quiere decir apostar la empresa en una solo decisión”, dijo Davis.

El cambio grande permanece cuando viene de modificaciones pequeñas. 

No hubo ningún “momento de “‘ajá’” detrás de la transformación de Umpqua. “A mediados de la década de 1990, nos preguntamos ‘¿Por qué los bancos no pueden convertirse en algo que la gente disfrute?’”, señaló Davis.

 “Así que probamos algunas cosas. Funcionaron bien, así que probamos otras más, y así continuó”, explicó.

Cuanto más se cambia, más se debe seguir cambiando

Los clientes ahora hacen en Internet gran parte de sus movimientos bancarios. 

Así que Davis, luego de que deje su cargo de CEO de Umpqua, continuará siendo CEO de Pivotus, una empresa de Umpqua en Palo Alto, California, que está traduciendo la experiencia física del banco al reino digital.

Hay una diferencia entre ser admirado y ser imitado 

Davis ha pasado tiempo con ejecutivos de China, Rusia, Australia y de todo Estados Unidos. 

No obstante, por mucho que estos visitantes se maravillan con lo que Umpqua ha construido, pocos planean hacer algo similar. 

Es un golpe de realidad sobre los desafíos de hacer cambios. No hay nada que se interponga en el camino de la innovación creativa a no ser la capacidad propia de imaginarla.

Por Bill Taylor. Es cofundador de la revista Fast Company. Su nuevo libro es "Simply Brilliant: How Great Organizations Do Ordinary Things in Extraordinary Ways”.

kgb 

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: