Arranca renegociación del TLCAN; IP y gobierno listos

Ayer, desde temprano fue a Estados Unidos Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, quien respondía que México veía con beneplácito la renegociación del Tratado de Libre Comercio o NAFTA, por sus siglas en inglés, para poder modernizarlo.

Las palabras de Guajardo son estratégicas: No hay miedo de renegociar, sino oportunidad de modernizar un acuerdo comercial de 23 años. Con ello se respondía a la carta enviada por la Casa Blanca, a través de su representante comercial, Robert Lighthizer, que por fin notifica al Congreso de EU la intención de renegociar el acuerdo trilateral.

KALACH: ACEITADO EL CONSEJO CONSULTIVO

La carta de Lighthizer al Congreso de EU es muy general. No hay nada nuevo. Dicen que quieren modernizar un acuerdo de hace 23 años, que su industria manufacturera no pierda frente a la de México, que mantengan empleos. En fin, nada nuevo.

Ante tal situación, Moisés Kalach, presidente del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales, quien será el brazo empresarial que acompañe al gobierno mexicano, fue claro: “Estamos preparados”.

El Consejo Consultivo es parte del Consejo Coordinador Empresarial, presidido por Juan Pablo Castañón. Ahí están los 180 grandes grupos de todos los sectores. Moisés Kalach los está coordinando y, debemos decir, los coordina con un plus: el haber llevado las negociaciones del cuarto de junto en el TPP, el Acuerdo de Negociación Transpacífico, que Trump le terminó dando carpetazo. Sin embargo, el mecanismo de consulta con los privados quedó bien aceitado.

De hecho, Moisés Kalach está en Estados Unidos y ya se ha reunido con todos los sectores: la Casa Blanca, el Congreso y las distintas agrupaciones empresariales.

EN LO GENERAL, SÍ QUIEREN NAFTA

Y hay un ánimo bueno hacia el acuerdo comercial. Todos los agentes con los que el sector privado se ha reunido dicen lo mismo: que el acuerdo comercial funciona, y que lo esencial permanezca.

Para Kalach, lo esencial es alrededor de 90%. Vaya, que es lo que cambiaría: lo nuevo, lo que no existía por falta de tecnología en 1994, como muy claramente es el comercio electrónico.

GUAJARDO Y BAKER SE REÚNEN CON IP

Aquí, el gobierno mexicano y el sector privado van preparados. Ildefonso Guajardo y Juan Carlos Baker, secretario y subsecretario de Comercio, ya iniciaron los primeros escarceos con el gobierno estadunidense sobre el tema del azúcar.

Están viendo hasta dónde viene la intención de la Casa Blanca de hacerle caso a dos empresas azucareras. Guajardo y Baker están preparados con el sector privado. De hecho, Baker se reúne semanalmente con los empresarios.

Guajardo se reúne cada quince días. Él llevará la agenda comercial. No hay duda. La conoce, está preparado y legalmente a él le compete.

VIDEGARAY, LA NEGOCIACIÓN INTEGRAL

Y ahí se complementará con Luis Videgaray, el secretario de Relaciones Exteriores, quien es el más allegado a los pasillos de la Casa Blanca. Y quien también tiene buenos vasos comunicantes con los empresarios, tanto con reuniones periódicas con el Consejo Consultivo, como con el mismo Consejo Coordinador Empresarial y banqueros con los que ha estado presentando la estrategia de negociación.

Además, Videgaray ve el escenario completo, no sólo el comercial. De hecho, a él se le ocurrió una negociación integral: Revisar temas de seguridad, aduaneros, migración, culturales y, desde luego, comerciales. Todos en el mismo paquete.

Es un enfoque inteligente y puede ser eficaz, pues no sólo respondes por el tema comercial, sino en muchos aspectos en los que EU depende de México para mantener su control de drogas (por cierto, ayer el secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, decía que el problema del comercio de drogas era el gran mercado estadunidense).

También están los temas que le interesan a EU y en los que México apoya bastante, como son la seguridad fronteriza, una migración colaboradora, una aduana controlada y una relación fronteriza y cultural importante.

EL RIESGO, VISIÓN MERCANTILISTA DE TRUMP Y COMPAÑÍA

¿El riesgo? Es claro: el mercantilismo del siglo XVIII de Trump, Lighthizer y hasta a veces de Wilbur Ross (secretario de Comercio). El razonamiento de que no podemos tener déficit comercial es de hace dos siglos, de cuando se creía que el déficit con importaciones era malo.

Hoy en día sabemos que los intercambios comerciales funcionan bastante bien, en consolidar regiones competitivas, generar empleos distintos, en complementarse. Esta idea está muy atomizada entre Trump y algunos sectores, pero el gran consenso, tanto sectorial, como del Congreso de EU, está por un intercambio inteligente, lo cual abona a una buena renegociación del NAFTA.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de José Yuste
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: