El efecto inesperado de la caída del dólar que puso "feliz" a Hacienda

La deuda externa se ha reducido en pesos. Foto: Archivo

La deuda externa se ha reducido en pesos. Foto: Archivo

Reportero de Excélsior.

CIUDAD DE MÉXICO.- La apreciación del peso frente al dólar en lo que va del año ha tenido un efecto contable favorable sobre el saldo de la deuda externa del sector público federal.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el saldo de los pasivos brutos del sector público con residentes en el exterior, medido en pesos, fue de 3.554 billones de pesos en abril de este año, cifra que fue 198,079 millones de pesos inferior al saldo que hubo al cierre de 2016.

Te interesa: Desde diciembre deberás emitir nueva versión de factura electrónica

Esta situación se presentó a pesar de que, medido en dólares, el saldo bruto de la deuda pública externa pasó de 180,986 millones a 185,958 millones en igual lapso, es decir un aumento de 4,972 millones de dólares.

Lo anterior significa que la apreciación del peso, que entre diciembre de 2016 y abril de 2017 fue de 8.5%, debido a que el tipo de cambio implícito, usado por Hacienda para contabilizar el saldo de la deuda externa, pasó de 20.73 pesos a 19.11 pesos, pudo más que compensar el aumento en dólares de dicho saldo, que fue de 2.7% en el mismo periodo.

Ahora lee: 4 formas para invertir tu dinero de manera inteligente

Cabe recordar que la deuda bruta externa consiste en la suma de todos los pasivos del sector público (gobierno federal, empresas públicas y banca de desarrollo) contratados con residentes fuera de México, denominados en moneda extranjera, sin tener en cuenta los activos financieros.

CONSOLIDACIÓN FISCAL

La menor valuación contable de la deuda externa en pesos será un elemento de apoyo para las finanzas públicas, puesto que se suma a otros elementos que se están llevando a cabo para la cosolidación fiscal. Esto es, el ajuste del gasto público a los ingresos presupuestarios para reducir los niveles de déficit y de deuda.

Entre los factores que han destacado entre enero y abril de este año, está la reducción del gasto público programable (el orientado a la prestación de bienes y servicios a la sociedad), que ha caído 7.8% anual real; también está la mejora en los ingresos presupuestarios, que en el mismo periodo ha aumentado 8.2% anual real; y al soporte que representó la entrega del remanente de operación del Banco de México al gobierno federal, por 321.6 mil millones de pesos a finales de marzo.

Te recomendamos: Por caída en productividad se pierden 300 mil empleos

Con esto, en el último reporte de las finanzas públicas correspondiente al cuarto mes de 2017, la Secretaría de Hacienda proyectó que al cierre de este año, el saldo de la deuda pública total, es decir la suma de la interna y la externa, se ubicará en 48% del Producto Interno Bruto (PIB).

Este nivel, que representará 10 billones de pesos, implicará una reducción de 1.7 puntos del PIB respecto al cierre de 2016, y una baja de 0.4 puntos del PIB respecto a lo estimado en la Ley de Ingresos de la Federación 2017.

Finalmente, cuando al saldo de la deuda bruta total (interna más externa) se le deducen los activos financieros, tanto nacionales como internacionales, se obtiene el saldo de la deuda neta.

Esta última se ubicó nueve billones 244 mil millones de pesos, e implicó una reducción de 449 mil 339 millones de pesos respecto a diciembre de 2016.

El 64% de la anterior reducción obedeció a la disminución de los pasivos netos internos y el restante 36% fue por reducción de los pasivos netos externos.

dvr

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: