¿Nuevo testamento comercial?

La próxima semana, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, despejará las dudas que existen sobre cuántos temas comprenderá la negociación y a partir de ahí se podrá estimar la duración del proceso.

Una vez conocidos los objetivos de nuestro vecino, hay dos escenarios:

El plazo corto consistiría en modernizar o revisar algunos temas del actual tratado estableciendo un plazo que va del 17 de agosto al 15 de enero para terminar las negociaciones. Así se evitaría traslapar el proceso de negociación con la selección de candidato del PRI y el inicio de campañas presidenciales.

Estamos hablando más de un acuerdo administrativo de los tres gobiernos, donde no se impactarían mayormente las leyes que requieren modificaciones en los congresos. Los temas a negociar podrían ser reglas de origen, comercio electrónico, acceso a mercado, medidas sanitarias y solución de controversias.

El segundo escenario habla de un y plazo largo e implicaría hacer un “Nuevo Testamento Comercial” para los tres países. Este proceso iniciaría el 17 de julio y terminaría en el verano del 2018, con todos los riesgos que significa.

Durante las últimas semanas ha trascendido que los tres países pondrían en la mesa tópicos como reglas de origen, comercio electrónico, inversiones, compras de gobierno, acceso a mercados, servicios, competencia, asuntos laborales, pequeñas y medianas empresas, facilidades para el comercio, medidas sanitarias y fitosanitarias, medio ambiente, derechos de propiedad intelectual y mecanismos de solución de controversias. El segundo escenario no es imposible, sobre todo con un Presidente que gobierna y boicotea con base en Twitter.

LANDSTEINER VA

Recién le platicaba sobre los diversos obstáculos que está librando Landsteiner Scientific por no haber podido colocar en el mercado mexicano su Trastuzumab, medicamento que combate el cáncer de mama y que es considerado uno de los productos estrella del laboratorio que comanda Miguel Granados.

El freno se lo impuso la suiza Roche, que actualmente monopoliza este mercado, tras esgrimir que el Trastuzumab invade su patente, argumento también expuesto por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), que dirige Miguel Ángel Margáin.

Pues bien, el tema da un giro de 180 grados ya que tanto Roche como el IMPI no han logrado acreditar en tribunales la supuesta invasión de patente, lo que pone en tela de juicio las aseveraciones del laboratorio transnacional y de la propia agencia gubernamental mexicana.

Más si consideramos que el Trastuzumab jamás obtuvo una patente en nuestro país, siendo conocido en el estado de la técnica por lo menos desde 1992, por lo que es libre de uso para cualquier persona.

Al no haber una patente del principio activo no existe el impedimento para obtener el registro sanitario, lo que pone jurídicamente a Landsteiner en una posición legal para que la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios libere el registro e inicie su comercialización.

El nuevo genérico, entre otras cosas, dispondría de un precio más accesible en el mercado a favor de consumidores y del erario del mismo gobierno en la adquisición de productos. Por lo demás Roche deberá también explicar la relación que tiene con el proveedor de la sustancia activa.

Y es que se trata del mismo que distribuye a los laboratorios mexicanos y que para fines de competencia acordó con la suiza impedir su venta sólo en los mercados de México y Brasil y no así para el resto de América Latina.

Los avances en el tema legal impulsan a Landsteiner como un jugador relevante en el mercado, lo que llevó a uno de los principales fondos de Estados Unidos a invertir en la empresa que al día de hoy modifica de manera sustantiva su participación y calidad competitiva en el mercado nacional.

ASCENCIO ACLARA

Alfonso Ascencio Triujeque, síndico de la extinta Mexicana de Aviación, declaró que ésta es la legítima propietaria de las acciones de Centro de Capacitación Alas de América, en donde se confirma el acto de corrupción por parte de Javier Christlieb y Gerardo Badín, en contubernio con Aeroméxico.

El juez del concurso de Mexicana, Horacio Nicolás Ruiz, acaba de informar que las acciones pertenecen, según constancias de autos, a la concursada en beneficios de sus trabajadores, en especial de los sindicatos reclamantes, esto es el SNTTTASS, que lidera Miguel Ángel Yudico; ASPA, que capitanea Mario Alberto González, y ASSA, que encabeza Ricardo del Valle. Este patrimonio deberá nutrir las liquidaciones de más de ocho mil trabajadores de la extinta Mexicana.

La PGR, que lleva Raúl Cervantes, realiza una investigación de delitos relacionados con la Ley del Mercado de Valores por proporcionar información fraudulenta al público inversionista por parte de Aeroméxico de Eduardo Tricio, y Delta, que preside Ed Bastian, así como, por actos de corrupción de servidores públicos, y en donde se ha solicitado que se dé vista a la Comisión de Valores de Estados Unidos para hacer las investigaciones correspondientes. Buena noticia para los trabajadores, mala para los inversionistas engañados por Aeroméxico y Delta.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de Darío Celis
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: