Los desarrollos inmobiliarios turísticos van al alza en Los Cabos

El sector inmobiliario es clave por las importantes inversiones que se realizan a través del mismo y por ser intensivo en la generación de empleos, pero, además, es un termómetro sobre la situación de la economía en general y sobre la confianza que se tiene o no en un destino.

Medir el momento que vive Los Cabos a través de este sector aporta algunos elementos que, hasta ahora, apuntan hacia el respaldo y la confianza por seguir invirtiendo en esta zona del país.

Este miércoles en Imágenes del Turismo se hizo una mesa redonda sobre el desarrollo inmobiliario en Los Cabos, en la que participaron Alberto Villada, de Grupo Questro y quien es presidente de la Asociación de Desarrolladores Turísticos de Los Cabos.

También Rubén Reachi, quien comanda el nuevo proyecto del St. Regis, hotel y residencias en Los Cabos; Francisco Parra, de Querencia, y Carlos Escobosa, de Solaz Luxury Collection.

Un dato duro de dicha asociación es que en el segmento de más de 500 mil dólares, el año pasado se vendieron 216 departamentos y 188 casas; mientras que en 2013 el número fue de 160 departamentos y 188 casas.

Las expectativas, además, son que este año se rebasarán las cifras de 2016, pues si bien los primeros meses fueron lentos tras el triunfo de Donald Trump como presidente de Estados Unidos; los inversionistas rápidamente le dieron la vuelta a esa página.

Una de las razones es que el principal mercado es California, un estado que mayoritariamente no concuerda con Trump; aunque también hay un número creciente de compradores de Canadá y de México.

Respecto de los precios, éstos ya se recuperaron a niveles de 2008 y, según Escobosa, se comienza a vivir un boom que de acuerdo con experiencias pasadas se puede alargar dos o tres años.

De acuerdo con este grupo de expertos, el delicado asunto de la seguridad, que tanto preocupa a los empresarios turísticos, no ha impactado la compra de casas y residencias en este destino turístico.

Por supuesto, entre los retos se encuentra garantizar que esta problemática no se agrave y además seguir trabajando para que el avance inmobiliario tenga un componente de sustentabilidad; sobre todo por la fragilidad de la Península de Baja California, debido a sus características geográficas.

Otro elemento interesante es cómo se están desarrollando propuestas para un segmento que hasta ahora no ha sido exitoso en el destino.

Se trata de compradores que buscan inmuebles en el rango de los 250 mil a 400 mil dólares.

En este segmento es relevante el proyecto de Mavila, dentro de los desarrollos de Pueblo Bonito, pues está diseñado para esas personas que llegarán a vivir a Los Cabos ante el aumento de la oferta de empleo, pero que no están en el segmento más elevado.

También para los extranjeros que desean tener un departamento de dos o tres recámaras, antes de pretender concretar una inversión mayor.

En ese camino Rafael Covarrubias, como asociado de Pueblo Bonito, está empujando una propuesta que hasta ahora ha generando buenas ventas.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Lo que pasa en la red: