En lo que debemos entender las diferencias

La semana pasada comentaba sobre la importancia de mantener el rumbo en la próxima administración en tres temas: Reforma Energética, Reforma Educativa y Desarrollo de Instituciones. Hoy me voy a concentrar en temas en los que debe haber cambio y va a ser muy importante entender los planteamientos de los candidatos y concluir quién es el mejor y el más creíble.

El primer tema es seguridad pública. En esta materia no se puede argumentar que la estrategia actual es la correcta. Tampoco se puede proponer que no va a haber un cambio.

Sobre este tema, tendremos muchas propuestas y promesas de soluciones mágicas. El reto para los electores va a ser cómo entender quién sí tiene un compromiso real con instrumentar su plan y mejorar la seguridad en México.

Mi referencia es el caso de Álvaro Uribe en Colombia. Durante su mandato, Colombia recuperó la seguridad. En su último libro, Condoleezza Rice plasma sus impresiones al conocer al entonces presidente electo de Colombia: una persona determinada a lograr su propósito.

Mi propuesta no es seguir la ruta de Colombia. Lo que si argumento es que necesitamos entender qué candidato tiene las características de liderazgo y el compromiso para mejorar el tema de seguridad en México. Es decir, la persona es más importante que la ruta.

El segundo tema es Estado de derecho. Los candidatos deben entender que la gran reforma pendiente no está en cambiar las leyes, sino en lograr tener una aplicación efectiva de las mismas.

El problema es que este trabajo no es vistoso. Es un trabajo de mucho sacrificio y muy tedioso. Este tipo de trabajos parece ser contra natura de los políticos.

Es un tema que se va a abordar de una manera muy distinta por los candidatos. Habrá que entender sus propuestas y lo que implican.

El tercer tema es la corrupción. Hoy es uno de los temas más posicionados en la opinión pública y que más indignan a la población. La lista de casos de corrupción en los gobiernos estatales y de los señalamientos a nivel federal es interminable.

La inconformidad define temática en las elecciones y éste va a ser uno de los temas más debatidos. Propuestas va a haber muchas. Promesas vamos a escuchar más.

Por lo tanto, la población va a tener un reto en diferenciar las propuestas huecas de las viables. Dos argumentos académicos que es importante considerar al evaluar las propuestas de corrupción. El primero, es que no hay una medida que sea la llamada “bala de plata” para eliminar la corrupción. El segundo, la aplicación de la ley se vuelve muy importante.

Un cuarto tema es la visión de los programas sociales. Parece que la competencia en las elecciones está en hacer las propuestas para regalar el mayor dinero al mayor número de gente posible. La estrategia es ganar votos. La visión de política de desarrollo social brilla por su ausencia.

El ejemplo más claro de este tipo de propuestas poco responsables es el “Salario Rosa” que se prometió en la campaña del Estado de México.

Los electores deberemos entender todo lo que proponen respecto de “regalar dinero” y la visión de país que estos programas implican. Estos programas son redistributivos y no implican crecimiento. En esta materia creo que nos esperan muchas sorpresas de programas sin sentido.

En conclusión, hay varias áreas en las que lo deseable es tener un debate sobre rutas alternativas. En estos casos deberemos entender cuáles son las propuestas más serias y lo que le conviene a México.

*Director general del FUNDEF

guillermozamarripa@itam.mx

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de Guillermo Zamarripa
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: