¿Por qué la política monetaria de la Fed afecta a México?

Banco BASE opina

Gabriela Siller

Coordinadora de blog Banco BASE opina.

La economía de cualquier país puede clasificarse como real (producción, salarios, precios) o financiera (tasas de interés, tipo de cambio). La parte financiera depende de la cantidad de dinero disponible, ya que al haber más dinero se hace menos escaso y por lo tanto baja su precio, medido a través de la tasa de interés.

El nivel tasa de interés incentiva (o desincentiva) el consumo y la inversión fija, ya que pueden pedirse créditos para financiarse. Una tasa de interés baja provoca que los consumidores puedan comprar más, mientras que las empresas pueden entrar en proyectos de inversión con un relativo bajo costo de crédito.

Por otro lado, los precios de las acciones están determinados por la expectativa de flujos de efectivo en el futuro, traídos al presente a una tasa de interés de mercado. De esta forma una tasa baja provoca un alza en el precio de las acciones, no porque se esperen mayores flujos de efectivo, sino porque los mismos flujos valen más al traerlos al presente.

La Fed ha inyectado hasta la fecha casi cuatro billones de dólares, los cuales no se han quedado en Estados Unidos, sino que han volado a otros mercados en busca de mejores rendimientos. De acuerdo al FMI, México ha sido uno de los destinos favoritos, recibiendo inclusive más que los que los fundamentales económicos respaldan. Así, el cambio de dirección en la política monetaria de la Fed se espera tenga implicaciones sobre la economía mexicana.

En primer lugar la expectativa de una mayor tasa genera disminuciones en los precios de las acciones y por lo tanto caídas en el IPC. La expectativa de que los precios de las acciones sigan cayendo favorece la venta de las acciones por parte de los inversionistas que tratan de minimizar las pérdidas. Este flujo de capitales puede quedarse en el país migrando hacia el mercado de dinero (Cetes y bonos) que es lo que se ha observado durante octubre, o bien salir del país para irse a mercados que consideren menos propensos a la volatilidad.

El cambio en las posiciones de inversión y la salida de capitales provoca subidas en el tipo de cambio, el cual tiene un importante canal de transmisión hacia la economía real, ya que tanto exportadores como importadores detienen proyectos de inversión, al temer por los movimientos del tipo de cambio. La inflación también puede verse afectada si las depreciaciones continúan, ya que eventualmente los importadores subirán sus precios.

¿Qué tan susceptibles somos? México tiene estabilidad económica, política y social, pero es inevitable detener los movimientos en el mercado financiero. Así, se espera que el 2015 sea un año con alta volatilidad en los mercados de capitales, dinero y deuda, aunque sin llegar a los niveles extremos del 2009.

Puntos relevantes:

- México ha sido uno de los principales destinos de inversión en cartera a nivel global.

- Un cambio en la dirección de la política monetaria de la Fed causará ajustes de posiciones entre los mercados financieros.

- Ante una mayor volatilidad cambiaria, algunos proyectos de inversión podrían verse detenidos.

- El 2015 será un año con alta volatilidad en los mercados financieros, aunque sin llegar a niveles del 2009. 

*gl

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Más de Banco BASE opina
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: