Esto sucede en los cambios de administración en estados y municipios

El desorden reina en los cambios de administración. Foto: Archivo

Colegio de Contadores Públicos de México, A.C.

Colegio de Contadores Públicos de México A.C.

Contribuimos en el desarrollo de la competitividad de los profesionales de la Contaduría Pública.

Con cada nueva elección viene un reacomodo del personal que conforma las estructuras de las administraciones estatales o municipales, y como parte del mismo un proceso de entrega-recepción, entendiéndose como:

La entrega-recepción de los asuntos y recursos públicos es un proceso de interés público, de cumplimiento obligatorio y formal, que deberá efectuarse por escrito mediante acta administrativa en la que se describan el estado que guardan la administración de los entes obligados de que se trate y que deberá contener los requisitos establecidos por la Ley y el marco normativo.”[1]

La finalidad de la entrega-recepción es que la administración saliente haga entrega de todos los recursos humanos, materiales y financieros, asimismo,  informe de la situación que guardan asuntos relevantes, o de trámites de especial atención a la administración entrante y cuente con la información para el cumplimiento de sus funciones y continuidad del servicio público.[2]

No obstante que existen leyes de entrega-recepción para estados y municipios que rigen este proceso de transición, los servidores públicos salientes hacen poco por rendir cuentas claras, así como entregar información oportuna que le permita al servidor público entrante, tener la certeza de lo que recibe y con ello dar continuidad a la gestión pública.

La importancia de contar con estos datos duros es conseguir que la maquinaria gubernamental no se vea interrumpida, imaginemos en el caso de los servicios de salud que por un cambio de administración se detuviera la operación, se reflejaría en un desabasto de medicamentos, materiales de curación, o la omisión de una campaña de vacunación, las consecuencias en salud pública así como el cargo político sería severo.

Otro de los puntos a resaltar en el proceso de la entrega-recepción, es la carga administrativa para los servidores públicos entrantes, el conocer, ordenar y clasificar toda la información que proporcione la administración saliente, en caso de que exista esta de manera completa.

Esta problemática se acrecienta aún más si no se tiene información suficiente para conocer el estado real que guardan las finanzas del estado o municipio, debido que ahora la nueva administración debe finiquitar los compromisos de pago que dejó la administración saliente, tales como obras públicas o programas sujetos a reglas de operación que se encuentran sujetos a fechas para la entrega de los recursos, y no solamente de realizar los pagos que correspondan, sino tener la certeza de que correspondan a operaciones efectivamente realizadas, para evitar cometer incumplimientos a las normas aplicables.

Todo este proceso deja poco margen a una revisión exhaustiva de la gestión de la administración saliente, para identificar posibles quebrantos, irregularidades o inconsistencias cometidas, mediante auditorías financieras, de obra, forenses o de otro tipo, lo cual distrae y divide los esfuerzos de la administración entrante en la continuidad del que hacer público y mejorar los servicios.

Esta situación no es nueva pero si recurrente, durante 2016 se están llevando a cabo entregas-recepción en diversos estados y municipios, resaltando por el gran endeudamiento el caso de Veracruz, se debería debatir el establecer por parte de los congresos locales una partida especial para la contratación de despachos contables que cumplan con la norma de calidad por parte del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) que garantice la profesionalidad y capacidad de la firmas para llevar a cabo las auditorías pertinentes.

Este mecanismo representaría ejecutar revisiones lejos de cualquier injerencia o favores políticos, favoreciendo una rendición de cuentas con más transparencia sobre la gestión gubernamental a la sociedad quien es la que ejerce la soberanía nacional, a fin de que cuenten con información veraz para tomar una decisión en el ejercicio de sus derechos mediante el sufragio efectivo, alejando los espectaculares publicitarios y las telenovelas políticas, que pretenden catapultar personajes con poca preparación, falto de ética y una actitud de servicio.

Esta entrada corresponde a L.C. Cesar Alfonso Espinosa Palafox, Integrante de la Comisión de Auditores al Sector Público del Colegio de Contadores Públicos de México

DVR

[1] Ley para la Entrega-Recepción de las Administraciones Públicas del Estado y Municipios de Durango; Artículo 2.

[2] Ley para la Entrega-Recepción de las Administraciones Públicas del Estado y Municipios de Durango; Artículo 12.

 

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Más de Colegio de Contadores Públicos de México, A.C.
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: