5 formas en que te pueden estafar y tú lo permites

La gran oferta de productos ha hecho que ser un buen consumidor y evitar ser estafado requiera de cada vez mayores esfuerzos. Foto: Especial

De finanzas y otros demonios

Edith Esquivel

Enfrentando sus demonios financieros desde 2012. En Twitter está como @medithie

Un niño llega con su papá y le dice: “Papá, de grande quiero ser mafioso”, y el papá le pregunta: “¿En el sector público o privado?”

Ignorar que el mercado está lleno de estafas legales sale muy caro.

El precio de muchos productos no depende de la abundancia o el costo de producción y distribución, sino de mafias, monopolios y manipulaciones publicitarias que hacen que la gente esté dispuesta a pagar cantidades ridículas.  

Lee: 5 actitudes de la gente que no se endeuda y que puedes adoptar

Los indígenas americanos dieron oro a los españoles a cambio de espejos y cuentas, y a continuación descubriremos si a nosotros también nos están dando “espejitos” a cambio de nuestro “oro” duramente ganado.

  1. El fraude de los productos de belleza

No hace falta ir a un centro comercial exclusivo, para ver los precios excesivos de los productos de belleza.

Incluso las marcas que se venden en el súper y la farmacia suelen tener un precio exorbitante, si consideramos que los ingredientes de la mayoría de estos productos son baratos; al grado de que una base de maquillaje de 300 pesos puede tener un costo de producción de menos de 15 pesos.

Las compañías de cosméticos gastan muy poco en los productos y mucho en publicidad, así logran despertar nuestra vanidad y miedo al envejecimiento, ofreciendo como solución elíxires que son mitad producto y mitad religión; productos que hacen promesas que jamás podrán cumplir.

Adicionalmente, las compañías de cosméticos no están obligadas a realizar pruebas de seguridad de los químicos que usan, así que hasta tus cosméticos de “buena marca”, probablemente contienen químicos peligrosos como los ftalatos, que están asociados con mayor incidencia de cáncer, asma, alergias y problemas de fertilidad. 

Algunas personas acuden a marcas que se anuncian como naturales, orgánicas o hipoalergénicas, pero no saben que la industria cosmética no está regulada y cualquiera puede poner estas leyendas en sus etiquetas.

Hace tiempo, un amigo que trabajaba en una fábrica de champú me dijo que todas las presentaciones de la marca contenían los mismos ingredientes: las de pelo chino, lacio, teñido, maltratado, grueso, fino, corto, largo… todas.

¿La solución?

Reducir al mínimo la cantidad de productos higiénicos y de belleza que utilizas, y revisar los ingredientes activos que requieres para comprar las marcas más económicas que los contengan. Yo de plano voy a las tiendas para estilistas profesionales y compro ahí marcas genéricas. Me ahorro un dineral.

  1. La mafia de los lentes

Hace unos días, un conocido estaba preocupado porque perdió sus lentes “de marca” que costaron ¡17,000 pesos! Al ver mi cara de incredulidad, agregó que afortunadamente había pagado un seguro adicional para protegerse en estos casos.

A pesar de pertenecer a distintas marcas, todos los lentes en el aparador son elaborados por la misma compañía italiana, Luxottica, que tiene en su poder más del 80% de la industria de lentes en el mundo, lo que le permite establecer libremente sus precios y obtener ganancias obscenas.

No vale la pena pagar miles de pesos por un armazón de plástico con bisagras. Busca las opciones más baratas lejos de las garras peludas de Luxottica. 

  1. La estafa del anillo de compromiso

Los diamantes son para siempre”, era el slogan de la campaña publicitaria más efectiva de la historia. Desde entonces comenzó la costumbre de entregar un anillo con diamante al proponer matrimonio.

La campaña fue lanzada por la compañía sudafricana De Beers, en un intento por encontrarle mercado a los miles de diamantes de baja calidad que salían de sus minas.

Con los años, De Beers se encargó de controlar más del 90% de los medios de distribución y las minas de diamantes que iban surgiendo en todo el mundo, con el objetivo de mantener los precios artificialmente altos.

Aunque su dominio se ha ido reduciendo, los otros competidores aprendieron de su contrincante cómo mantener los precios artificialmente altos.

¿Cómo sé que el precio de los diamantes en la joyería no es el que deben tener? Muy fácil.

Para acercarte al verdadero valor de tus diamantes, descubre cuánto te ofrecerán cuando quieras venderlos. Casi nadie conoce la mafia de los diamantes porque es muy raro que la gente se deshaga de un objeto sentimental, pero si intentas obtener un estimado de tu anillo de compromiso, te sorprenderás.

En lugar de desperdiciar el dinero en un diamante, los novios podrían invertir en algo más duradero y útil: el ahorro para el retiro. Para conocer más sobre la historia de De Beers, da clic aquí.

  1. La farsa del vino

Supuestamente, un catador de vinos profesional puede decirte qué vinos escoger por su calidad y sabor. Aunque saber de vinos puede dar prestigio social, varios estudios han concluido que la mayoría de los sumilleres ni siquiera pueden diferenciar entre vino blanco y tinto.

Los estudios también señalan que entre más cuesta un vino, más predisposición hay de valorarlo positivamente. En la comida y la bebida, sin exceptuar al vino,  lo mejor es lo que te gusta, así que prueba primero de entre los vinos más económicos en caso de que ahí se encuentren los sabores que más disfrutarás.

  1. El engaño del filtro solar

A mi cita con la dermatóloga, llevé mi crema con filtro solar que compro a bajo precio en la farmacia de descuento. Me hizo varias preguntas que parecían encaminadas a descubrir si estoy debajo del nivel de pobreza y cuando vio que no era así, me preguntó por qué no “invertía” en una mejor crema.

Le contesté con otra pregunta, ¿son distintos los ingredientes activos de mi crema a los de las marcas más costosas? Me sorprendió su sinceridad cuando respondió “No”, y añadió que lo que cambia es la textura y el aroma de la crema.

¿Por qué pagaría más de 500 pesos adicionales por “textura” y “aroma”, le pregunté. “Para consentirte”, respondió. “Me voy a consentir con un retiro anticipado”, aseguré.

Otra gran mentira en la mercadotecnia de las marcas de filtros solares es que es mejor adquirir un factor de protección mayor. Como verán si dan clic aquí, después de un factor de 30, los beneficios obtenidos no son significativos.

Lo que sí es importante es reaplicar cada 4 horas, por lo que la mejor estrategia es encontrar un filtro solar económico para aplicarlo con liberalidad y frecuencia.

En algunos países incluso está prohibida la venta de filtros solares con factor mayor a 50, pues son nocivos.

Cómo evitar estafas

Los ejemplos anteriores son sólo una muestra. La gran oferta de productos ha hecho que ser un buen consumidor y evitar ser estafado requiera de cada vez mayores esfuerzos.

Como regla general para cuidar el bolsillo, es recomendable investigar cualquier producto nuevo o con un precio elevado, o aquellos que parezcan demasiado buenos para ser verdad.

Es también recomendable investigar si las marcas más costosas ofrecen en verdad una mejor calidad, o si sólo pagarás el “estatus” o “pedigrí” que han logrado ganar con publicidad engañosa. Pero la forma más fácil de simplificar la tarea del consumidor es requerir de menos productos.

kgb 

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: