Deudas: 4 mitos que difunden tus amigos y 4 que difunden los expertos

Nos rodean muchos mitos sobre el dinero, y entre los más peligrosos están aquellos relacionados con las deudas. Foto: Flickr de fotero CC [CC BY-NC-SA 2.0]

De finanzas y otros demonios

Edith Esquivel

Enfrentando sus demonios financieros desde 2012. En Twitter está como @medithie

Nos rodean muchos mitos sobre el dinero, y entre los más peligrosos están aquellos relacionados con las deudas. Los más fáciles de desbancar son los que oímos en las calles, de la boca de nuestros amigos, porque los vemos ahí, mascando su chiclote con la boca abierta, con la camisa desfajada y veinte mensajes de acreedores en su celular y pensamos ¿qué puede saber este bruto? Pero cuidado, sus consejos pueden ser convincentes. De las bocas de tus amigos podrían salir 4 mitos como estos:

4 mitos que difunden los amigos

1.  “Pagar los mínimos es la mejor opción para salir de deudas”

Entre más demores en pagar, mayores intereses se acumularán. Algunos bancos requieren un mínimo tan ridículo, que la deuda podría extenderse hasta donde termina el horizonte. La mejor forma de liquidar tu deuda es pagar agresivamente, abonando al capital. 

2. “Si un banco te otorga un crédito, es porque lo puedes pagar”

La mayoría de los bancos evalúan tu capacidad de pago, pero esto no es garantía de nada. Puede ser que tus gastos aumenten, tus ingresos disminuyan o desaparezcan, o que adquieras otros créditos. Siempre existe la posibilidad de que no puedas hacer tus pagos a tiempo, y esto significa mayores intereses que crean un círculo vicioso que puede hacer tu deuda impagable.

3.  “Todas las instituciones financieras son iguales”

En primer lugar, hay instituciones que ni siquiera están registradas y pueden defraudarte. De las instituciones registradas, todas deben cumplir con ciertas normas, pero hay muchas diferencias en cuanto a condiciones, intereses y calidad del servicio. Por ello, es importante comparar.

4. “Los créditos permiten contar con dinero extra”

El dinero prestado te permite gastar hoy los ingresos de mañana, más lo que pagarás de intereses. Compromete tu capacidad para solventar tus gastos en el futuro. El dinero extra viene de ingresos, no de deuda. Y esta es una confusión que incluso el Gobierno Federal ayuda a perpetuar, con sus anuncios de gente que ya tiene “su casita”, cuando en realidad lo que tienen es una deuda hipotecaria.

4 mitos que difunden los expertos

Ah, pero nada como un experto para guiarte por el camino de las buenas finanzas. Tu experto usa traje sastre, camisa fajada y fue a la escuela. Todo lo que salga de su boca será una fuente de sabiduría… por desgracia, es muy común que los “expertos” den recomendaciones que parecen sensatas pero no lo son… no te dejes engañar por esa aura de sapiencia que tienen algunos profesionales, y checa estos cuatro mitos que seguramente te dirán sobre las deudas:

1. “Hay deudas buenas y malas”

Como lo expuse en un post anterior, muchos expertos en finanzas afirman que hay deudas buenas y deudas malas: las buenas son para invertir y las malas para comprar bienes de consumo. No estoy de acuerdo: invertir en una casa o ser emprendedor conlleva riesgos altos, y empezar un negocio con dinero prestado puede tener consecuencias devastadoras. En el punto 5 del post del 28 de julio describo una alternativa para controlar los riesgos financieros al emprender.

2. “Necesitas una tarjeta de crédito para crear tu historial”

La última vez que fui a hacer trámites al banco, el cajero me dijo que tenía una tarjeta de crédito pre-aprobada para mí. “No, gracias”, le dije. Él me advirtió que necesitaría tener un historial de crédito si en el futuro quería comprarme un auto, o una casa, o para alguna emergencia. “Tengo auto, casa y fondo de emergencias, gracias”. El cajero no se dejó amedrentar. “Necesitará un crédito para comprarle casa a sus hijos”. Como no tengo hijos, se quedó sin argumentos.

No me entiendan mal, tener una tarjeta de crédito puede ser útil, para aquellos que saben usarla. Yo tengo la adicional de mi marido y obtenemos puntos al emplearla, lo cual es mejor que pagar en efectivo. Además, me ayuda con las compras y reservaciones en línea. Pero para sentirte seguro no necesitas una línea de crédito, sino mejores habilidades financieras.

Por eso, la tarjeta no es una necesidad básica, y si no has aprendido cómo controlar tus impulsos de compra, has tenido problemas para pagarla en el pasado, o si tus gastos exceden tus ingresos, te recomiendo seguir sin ella indefinidamente.

3. “Con meses sin intereses no pagas interés”

Si la tienda te da la opción entre comprar a meses sin intereses o pagar al contado con un descuento, entonces en la práctica, el monto de ese descuento es el interés que pagarás por el producto. Además, la deuda se cargará a tu tarjeta de crédito y si incumples con algún pago, el banco comenzará a hacer cobros de intereses y recargos.

4. “Es más importante ahorrar que adelantar pagos de las deudas”

Depende. Si el interés que te están cobrando con tu crédito es del 10% pero los rendimientos asegurados que te da algún instrumento de inversión son del 15%, no te conviene adelantar pagos de tu deuda. Pero un caso como el descrito es casi inusitado en la economía actual y, especialmente, en México. Las inversiones dan poco, las deudas son caras. De nada te sirve tener guardados 10,000 pesos en tu cuenta, con 1 peso anual de rendimiento, y deber otros 10,000 que te están costando $200 al mes. Pero, ¿no es necesario un fondo de emergencias? Pues mejor pide el préstamo cuando tengas la emergencia…

 

El dinero sirve para no preocuparte por él, y tener un crédito es lo opuesto a eso. Si esto te suena muy exagerado, quizás en tu familia tener deudas es lo más normal, por lo que tienes un guion financiero nocivo. Recuerda: el dinero no resuelve los problemas de dinero: inyectarle dinero prestado a un problema financiero sólo lo agranda.

Trata cualquier deuda como si fuera una plaga de piojos en tu cabeza: nada de lujos hasta que la plaga quede erradicada, y verás lo rápido que sales de problemas. 

*DR

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: