Pon orden en tus finanzas una vez y para siempre (Parte II)

Tómate un momento para disfrutar el proceso de poner orden y los resultados. Foto: Flickr de Atletica Live

De finanzas y otros demonios

Edith Esquivel

Enfrentando sus demonios financieros desde 2012. En Twitter está como @medithie

Como vimos en las 4 primeras técnicas para organizar tu desorden financiero inspirándote en el método KondoMari, es posible organizar tu desorden financiero de una vez por todas. Pero para ello no sólo necesitas conocer las conocer las 6 lecciones del método, sino también cambiar de mentalidad.

Las siguientes 5 técnicas pueden parecer difíciles al principio, es mucho más difícil y costoso no realizarlas.

5. Menos es más

No es posible tener una casa ordenada de manera permanente si conservas demasiadas cosas. El exceso y el desorden van de la mano. Aunque compres cajas de almacenaje, cajoneras y roperos, tarde o temprano el ejército de cosas extenderá sus tentáculos hasta apoderarse de toda tu casa. 

Asimismo, si ya definiste qué áreas de tus finanzas son imprescindibles o te dan felicidad, trata de deshacerte o sustituir las que no te aportan nada.

Algunas personas afirman que si ganaran más dinero podrían resolver sus problemas de dinero, sin embargo, las matemáticas y la sicología refutan este razonamiento. No es posible tener finanzas sanas con demasiados gastos y deudas. 

Incluso tener muchas fuentes distintas de ingresos puede significar que estás trabajando demasiado, a costa de tu salud y el tiempo con tu familia. Quizás no puedes deshacerte inmediatamente de una fuente de empleo que te está succionando la energía, pero sí puedes crear un plan a corto o mediano plazo para ganarte la vida y conservar el equilibrio al mismo tiempo. 

6. Nada se desperdicia

Mottainai es una palabra japonesa que se usa para expresar arrepentimiento cuando algo se desperdicia o es malgastado. Por desgracia, muchas veces sentimos Mottainai y nos aferramos a objetos que no nos sirven porque nos costaron mucho tiempo o dinero. Sin embargo, aferrarnos suele significar que nuestras pérdidas aumentan, pues el error sigue en casa, requiriendo mantenimiento, espacio, atención o dinero.

Sin embargo, hay una mejor forma de aprovechar esas botas por las que pagaste una fortuna y que te sacaron cinco juanetes: deja que te enseñen una lección sobre cómo comprar zapatos en el futuro, dales las gracias, y mándalas a una mejor vida con alguien que las aprecie. 

Cuando cometemos errores financieros sería mejor considerarlos “cursos” en lugar de errores. Hace un año pagué un curso de $700 sobre cómo siempre pedir comprobante al pagar un servicio.

Otra amiga pagó un curso más caro sobre hacer contratos incluso con amigos de toda la vida. No es necesario que trates de olvidar y te sientas fracasado: aprovecha la enseñanza, minimiza tus pérdidas, y sigue adelante. 

7. Los sentimientos son lo más difícil

En el método KondoMari, los objetos con valor sentimental representan el reto más grande y, por lo tanto, deben organizarse al final, cuando el proceso te ha dado suficiente confianza en ti mismo. 

Del mismo modo, los cambios financieros que involucran emociones deben guardarse para el final de tu proceso de organización, cuando tengas más claras tus metas y estés viendo ya los resultados que te llevarán a lograrlas.

Pero dejar lo emotivo al final no significa posponerlo indefinidamente: cambiar los ingresos, gastos, inversiones y deudas originados por nuestros vacíos, carencias o debilidades emocionales no sólo es necesario desde el punto de vista financiero, sino también para tu desarrollo humano. 

Encuentra tu talón de Aquiles, por ejemplo: un trabajo horrible que te enferma pero conservas por temor al futuro; recursos exorbitantes que tu pareja, hijos o padres te exprimen (y que les impide volverse responsables e independientes); la tendencia a acumular hijos o mascotas, más allá de tus posibilidades; el dinero que le prestas a amigos y familiares; un gasto sobrado en tu imagen y belleza por ser incapaz de aceptarte tal cual eres; desembolsos excesivos por tu paranoia ante la inseguridad; gastos inadmisibles en productos y servicios de limpieza debidos a una obsesión; el continuo derroche en entretenimiento y vicios para hacer llevadera tu vida, cuando en lugar de la evasión deberías enfrentarla; las posibilidades son infinitas. 

8. Un lugar para cada cosa, el secreto de la automatización

Una vez que sólo te rodeen pertenencias que te inspiran felicidad, necesitarás asignarles un lugar adecuado para poder usarlas rápidamente y no perder tiempo buscándolas

El equivalente financiero es la automatización de la mayor cantidad posible de ingresos, egresos, deudas e inversiones. Tim Ferris es el experto en la automatización de ingresos que le ha permitido trabajar sólo 4 horas a la semana. Puedes conocer sus secretos si si das clic aquí.

También puedes aprovechar muchas herramientas que te permiten automatizar el pago de servicios, el ahorro e inversión (por ejemplo, con cetesdirecto), los pagos de tarjetas de crédito, etcétera. Una vez que te has quedado con lo necesario, automatizarlo te ayudará a conservar el orden y a lograr tus metas financieras con el menor esfuerzo. 

9. Disfruta tu éxito

Tómate un momento para disfrutar el proceso de poner orden y los resultados. Piensa en lo feliz y libre que te sentirás cuando hayas terminado. Calcula los ahorros que obtendrás, visualiza la vida que disfrutarás y reconoce que tu esfuerzo presente servirá para facilitar tu vida de ahora en adelante. 

Y no olvides comprar el libro de Marie Kondo, dando clic aquí; pues por menos de 30 pesos (en versión electrónica) tu casa, tu cartera y tu vida podrían salir del caos para siempre.

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: