5 lecciones de liderazgo de la Convención Demócrata

La abogada de 52 años se ha caracterizado por predicar con el ejemplo. Foto: Reuters

ECON 101

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana.Con experiencia en el análisis de indicadores económicos de México.

Dejando de lado las preferencias políticas, las convenciones de los partidos Demócrata y Republicano las últimas dos semanas fueron un ejemplo de lecciones de liderazgo.

La semana pasada los republicanos dieron una gran lección de cómo el culto a una personalidad puede ser arriesgado para cualquier agrupación. Mucho más para una política.

Mientras que este semana la Convención Demócrata, donde se hizo oficial la nominación de Hillary Clinton, sirve de mejor ejemplo para señalar cuáles son las cualidades que los líderes deben tener.

¿Qué es lo que puedes aprender?

Michelle Obama: Ser ejemplo

La razón por la que muchos de los estadounidenses admiran a la Primera Dama no radica en que ostente ese título o esté casada con el Presidente. La abogada de 52 años se ha caracterizado por predicar con el ejemplo y asegurarse de demostrar que cree en todo lo que hace.

El proyecto que más trascendencia ha tenido durante estos casi ocho años es el del combate a la obesidad y promoción de una alimentación adecuada. Pero no se trata sólo de un discurso de política pública sino de acciones que muestran su compromiso; no es secreto que hace ejercicio y que la cocina de la Casa Blanca usa vegetales cosechado en un huerto en el jardín.

Bill Clinton: Saber comunicar

Al presentarse ante los delegados del partido, el expresidente tenía el reto de ofrecer un discurso lo suficientemente distante como para no sugerir que Hillary en la Casa Blanca sería un tercer periodo presidencial suyo, pero al mismo tiempo que no sugiriera que el éxito de su administración se debió demasiado a su esposa.

Y lo logró.

Lo que el expresidente hizo fue enlistar las cualidades de la ahora candidata, desde su vocación de servicio hasta su habilidad para resolver problemas. Además, no fue un discurso aburrido y tedioso, sino uno emotivo y lleno sentimientos gracias a un sencillo truco: contar una historia.

Los líderes deben ser capaces de vender su visión y la mejor manera es con una historia que ayude a los demás a sentirse involucrados.

Tim Kaine: Formar un equipo

Hillary Clinton supo elegir bien a su candidato de fórmula. Desconocido para muchos, el candidato a la Vicepresidencia será recordado por sus “chistes de papá” y por hacer una personificación que ridiculizó las grandes frases de Donald Trump.

Sin duda fue un discurso diametralmente opuesto a Hillary, lo que deja ver que Kaine se hará cargo de llenar huecos en la comunicación con los electores que no son el fuerte de la candidata.

Barack Obama: Ser espontáneo

Los analistas políticos comentaron después del discurso de Obama que logró diversas cosas: asegurar que una nueva administración demócrata no sería un tercer periodo suyo; y tomar temas tradicionalmente republicanos y volverlos de su partido.

Otro de los grandes aciertos, y que le ha servido a lo largo de ocho años, es su capacidad para ser espontáneo. Tras mencionar a Donald Trump los delegados abuchearon al candidato republicano, a lo que el Presidente contestó: “No abucheen, voten”.

Hillary Clinton: Tener una misión

Aunque no tan emotivo como los discursos de los otros mencionados en esta lista, la candidata demócrata ofreció un mensaje coherente, con grandes lecciones, pero con un gran hilo conductor. El reto que tenía era dejar claro cuál es su misión, por qué es diferente a su rival.

“Servicio público” son las palabras con la que la definieron todos los que hablaron sobre ella en estos cuatro días. Y esa fue la idea que quiso transmitir en el escenario, lo que la mueve es servir, es impactar, es contribuir a la construcción de algo más grande que ella o que cualquier persona.

Independientemente de si eres un político, un empresario o un empleado, no puedes ser un líder sin tener en claro que lo que haces busca satisfacer una necesidad, ser de utilidad.

Otras de las grandes cualidades mostradas durante su mensaje fueron: saber reconocer dónde has fallado, dónde ha acertado el equipo rival, integrar las ideas de otros para fortalecer las tuyas y dar crédito, dar soporte a tus ideas con hechos, llamar a la acción, y entender que ser líder no es un trabajo solitario sino uno que requiere de la participación de todos.

*DR

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: