Así se ha movido la Magna comparada con la gasolina de EU

El incremento registrado en agosto es el mayor en 18 años. Foto: Archivo

ECON 101

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana.Con experiencia en el análisis de indicadores económicos de México.

La gasolina en agosto sufrió el incremento mensual más alto en 18 años. Pasó de 13.40 pesos por litro en julio a 13.96 de este mes; un 4.2% de alza.

Estos incrementos se habían realizado mes con mes desde 2003 y hasta el 2014; con excepción del 2009 cuando se congeló en apoyo a las familias por crisis económica internacional.

A partir del 2015 el gobierno dijo que a raíz de la reforma energética el precio no se incrementaría. Y para 2016, como parte del proceso de apertura del mercado de gasolinas, se determinó que el precio máximo de venta se determinaría por el precio de referencia de combustibles similares a nivel internacional, el IEPS, un “margen” que refleja costos asociados a la venta y “otros conceptos”; además de que no podría ser 3% superior a inferior al cierre del año anterior.

Desde que empezaron los incrementos en 2003, se justificó el movimiento con el argumento de que el precio del combustible en México debía alcanzar al internacional para reducir la carga sobre las finanzas públicas que generaba el “subsidio” que la hacía barata.

En el siguiente gráfico se puede apreciar cómo esto fue parcialmente cierto hasta mediados del 2014, cuando el precio de la gasolina en Estados Unidos, el “referente”, empezó a bajar. En México el precio de la gasolina no bajó sino hasta 2016 y el gusto duró sólo siete meses.

Fuentes: Pemex y EIA

¿Por qué parcialmente cierto? Porque pese a que el precio de la gasolina en EU mostró una tendencia al alza, hubo movimientos hacia arriba y hacia abajo y en diferentes magnitudes que no se reflejaron en el precio doméstico. El coeficiente de correlación del precio en ambos países fue de 0.69 entre 2003 y 2015; mientras más cercano a 1 más perfecta es la relación de movimientos.

El momento en que el precio de las gasolinas en México se determinará por oferta y demanda, y el precio internacional de los insumos, será cuando la Secretaría de Hacienda saque las manos del cálculo y se dedique a sólo cobrar el impuesto correspondiente.

Según la dependencia esto sucederá hasta 2018.

Hay que tener en cuenta que un mercado libre no necesariamente significa combustible barato, pues cuando el precio del petróleo sea alto, el de la gasolina también lo será. Así ha pasado a nivel internacional.

Pero la ventaja para México será que cuando los combustibles sean baratos, en un entorno de competencia no debería haber quien monopólicamente mantenga el precio arriba con objetivos meramente recaudatorios.

DVR

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: