6 pasos para pagar deudas y ahorrar al mismo tiempo

"¡Pagar deudas no te permite ahorrar!”. No hay declaración más falsa que la anterior. Foto: Visual Hunt

Finanzas al kubo

Francisco Eguiza

Con 10 años de experiencia en marketing digital, ha trabajado tanto para grandes instituciones financieras como para corporativos de tecnología e innovación. Su objetivo es que las personas tengan completa libertad financiera y tomen mejores decisiones a favor de su economía.

CIUDAD DE MÉXICO.- “¡Pagar deudas no te permite ahorrar!”. No hay declaración más falsa que la anterior. Pagar deudas y ahorrar es posible, lo único que se requiere es un buen plan de acción, conocer bien a bien todo lo que debes y tener en cuenta tu liquidez.

En este artículo te ayudaremos a conjuntar tanto el pago como el ahorro, y con eso te garantizamos que podrás alcanzar tu libertad financiera y, sobretodo, tendrás la capacidad de mejorar tu historial de crédito.

Aquí te van, entonces, 6 consejos para pagar deudas y ahorrar al mismo tiempo:

6. Comienza deteniendo tu adquisición de deudas y gastos

El primer paso, sin lugar a dudas, es no adquirir más deudas (a menos que estés buscando consolidar y pagarlas por medio de un préstamo, en cuyo caso puedes dar click aquí para obtener una instructografía sobre cómo saldar el total de tus deudas por medio de un préstamo).

Revisa de inmediato los gastos hormiga y los gastos sobrantes que te están impidiendo tener mayor capital, sobretodo revisa las compras diarias de las que puedes prescindir: visitas a la tiendita de la esquina o compras de ocio. Al eliminar esos gastos verás un aumento inmediato de tu liquidez mensual

5. Analiza ahora tu ingreso mensual

Todos los puntos en esta lista son sumamente importantes, pero analizar tu ingreso (total mensual) es imperativo para tener éxito con tu estrategia de pago y ahorro.

Este número será la base de todo, pues al tomar en cuenta qué ingreso tienes al mes podrás definir en qué gastarlo, cómo gastarlo y cuánto tendrás disponible para tu ahorro. El secreto en esta primera etapa, es sumar cada peso que recibes, uno por uno.

4. Convierte la suma anterior en capital neto

Ahora sí, resta tus gastos mensuales. Es decir, descuenta del total bruto el dinero que utilizas en tus pagos de deudas, bienes (renta, víveres, cuentas, etc.) y servicios (agua, luz, gas, etc.), después de realizar esta sustracción tendrás un número neto del cual podrás tomar un porcentaje para tu ahorro.

Es muy importante que destines un monto fijo a tu ahorro mensual, puedes comenzar con 500 o 1,000 pesos dependiendo de cuánto tengas disponible.

Pero ¿qué pasa si haces esta resta y quedas en números rojos? No importa si es así, para eso están los puntos 3 y 2.

3. Decide una periodicidad para tu ahorro

Este punto no se refiere a un plazo per se, más bien a cuándo sí vas a tener la capacidad de ahorrar. Si al hacer la resta anterior estás en números rojos, lo mejor que puedes hacer es definir un ahorro NO mensual, quizás trimestral es mejor opción para ti y en el siguiente punto te diremos cómo obtener un poco de dinero extra para ahorrar.

Pero, por favor da click aquí para continuar leyendo el artículo completo.

*livm

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: