Esto es lo que hará que los negocios sean inteligentes

Durante los últimos años, la industria de TI se ha estado reordenando, impulsada por el desarrollo simultáneo en datos, analítica, nube, móvil y medios sociales, además de la Internet de las Cosas. Foto: freedigitalphotos.net.

Inteligencia Empresarial

Salvador Martínez Vidal

Director de IBM para México.

Un planeta inundado de datos, la reinvención del mundo hecha en software y sobre la nube, así como el advenimiento de la tecnología cognitiva, representan las más grandes transformaciones que hoy estamos presenciando en la tecnología y los negocios.

¿Por qué decimos que estamos inundados por los datos? Los datos fluyen de dispositivos móviles, redes sociales y en sí cada cosa que esté digitalizada y conectada. Hasta hoy, el 80% de los datos se habían mantenido prácticamente invisibles para las computadoras, y ese porcentaje incluye todo lo que la humanidad codifica en el lenguaje, más todo lo que capta con la vista, los sonidos y el movimiento. Estos datos “no estructurados” están incrementándose a una velocidad impresionante y representarán unos 44 zettabytes para 2020.

Por otro lado, el mundo se reinventa en código de software y en la nube: desde la banca, el comercio minorista, la atención de la salud, pasando por el transporte, hasta las cadenas de distribución y el agua como servicio público. De manera más precisa, se está escribiendo código, conectando datos e integrando interfaces de programación de aplicaciones (APIs). Para antes de que termine esta década, habrá un millón de APIs en uso, incluyendo APIs cognitivas.

Y la más importante transformación, sin duda, es la llegada de la tecnología cognitiva. Los sistemas cognitivos pueden ingerir/digerir datos no estructurados en todas sus formas. Y los líderes de negocio de todas las industrias conocen cabalmente la necesidad de abordar este fenómeno. El 94% de los ejecutivos en el área de ventas al menudeo tiene intención de invertir en capacidades cognitivas, de acuerdo con una encuesta de IBM.

¿En qué consiste un sistema cognitivo? Es un sistema que comprende datos no estructurados, razona sobre esos datos, y aprende de cada interacción –nunca deja de aprender, de hecho. Y eso es lo que hace Watson, el primer sistema cognitivo del mundo. 


Analistas líderes de la industria afirman que para 2018, la mitad de todos los consumidores tendrán interacción constante con servicios basados en tecnología cognitiva; además, el crecimiento de las aplicaciones que incorporan analítica avanzada y predictiva se acelerará para 2016:  un 65% más rápido que apps sin funcionalidades predictivas.

Consideremos lo que se puede lograr cuando los datos – todos los datos del mundo – están abiertos a los sistemas cognitivos que comprenden, razonan y aprenden: 


1. Interacción humana más profunda: Las empresas cognitivas crean interacciones más humanas con las personas, según el modo, la forma y la calidad que cada persona prefiera.

2. Expertise elevado: El conocimiento de cada sector de industria y profesión se expande a un ritmo más rápido del que pueda seguir cualquier profesional, si se consideran los campos completamente nuevos que se van a crear.

3. Productos y servicios cognitivos: La cognición posibilita nuevas clases de productos y servicios para detectar, razonar y aprender sobre sus usuarios y el mundo que los rodea. Esto permite una mejora y adaptación continua, además de aumentar capacidades para alcanzar servicios que antes no imaginábamos.

4. Procesos y operaciones cognitivas: La cognición también transforma el modo en que una compañía opera y funciona. Los procesos de negocio infundidos con capacidades cognitivas capitalizan el fenómeno de la data, desde fuentes internas y externas.

5. Exploración y descubrimiento inteligentes: La herramienta más potente que tendrán las empresas cognitivas representan la posibilidad de tener un mejor “faro”, el cual les permitirá visualizar un futuro que se presenta cada vez más volátil y complejo.

¿Dónde comenzará usted, y cómo aplicará la cognición para transformar fundamentalmente su negocio? Esto significa determinar qué datos necesita, qué expertos entrenarán al sistema, dónde debe construir más interacción humana, qué productos, servicios, procesos y operaciones deben infundirse con cognición, y en qué partes de ese 80% de datos -ahora invisibles- debe concentrarse más para ver su futuro.

Así, hay que considerar que para esta estrategia cognitiva es vital contar con una robusta capacidad analítica y de datos, servicios optimizados de nube, infraestructura de TI ajustada para cargas de trabajo cognitivas, y seguridad para la nueva era cognitiva.

Honestamente, es bastante simple: el mundo necesita a Watson. Ningún humano, organización, ciudad o nación puede hacer frente a todo el volumen, la velocidad y la variedad de datos que tiene enfrente. Y ningún sistema programable de la era anterior –ni siquiera la supercomputadora más avanzada– puede entender el 80% de los datos donde radican los conocimientos y los significados más profundos.

En el futuro no tan lejano, será simplemente inaceptable que algo –una aplicación, un producto, un auto, una sala– no pueda:

- realmente reconocer y conocer al usuario.

detectar el contexto y entorno.

- saber lo que pasa en el mundo y que influye en ese momento, 
interacción, situación.

- personalizar sus acciones, recomendaciones y respuestas, según lo que 
entiende.

- auto-mejorarse con el tiempo, reemplazándose por nuevas versiones de sí 
mismo.

 

Hoy por hoy, ya se está cambiando la cara de la salud con tecnología cognitiva, pero definitivamente que podemos reimaginar la educación, y podemos reducir el riesgo en mercados globales cada vez más complejos.

Por supuesto, todavía hay asuntos muy significativos por resolver, como sucede con toda revolución tecnológica. ¿Cómo impactará esta nueva forma de aprovechar la tecnología a la  seguridad y la privacidad?, ¿qué habilidades se requerirán ahora para que los usuarios enfrenten los desafíos de los sistemas cognitivos? Estos retos no son imposibles de resolver. Para ellos, IBM no sólo trabajará en innovaciones cognitivas, sino que ayudará al mundo a aplicarlas de manera responsable. 

Somos optimistas de cara al futuro cognitivo, y estamos trabajando duro con nuestros clientes, nuestros asociados, nuestros pares y la sociedad civil en su conjunto, para construirlo.

 

 

Jbf

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: