Cómo emprender sin tener dinero

No tienes la cantidad de dinero que crees que necesitas. De pronto, todos tus sueños se desvanecen. Foto: Thinkstock

Sé Leyenda

Sergio Sala

Nómada, diseñador web, escritor

Tienes una idea que te emociona. Te imaginas todo lo que podrías alcanzar si la cumples? Sientes que esta es la mejor opción que jamás hayas visto. De hecho, ya estás empezando a soñar en cómo vas a cambiar el mundo con tu proyecto, como también estás soñando en esa libertad que siempre has querido tener.

Pero es cuando la realidad cae como un balde de agua fría. No tienes la cantidad de dinero que crees que necesitas. De pronto, todos tus sueños se desvanecen.

Regresas al acto de pensar y al de no actuar.

Ahora que caes en esta situación, tiendes a tener la idea de que los negocios no pueden arrancar si no hay dinero. Lo conviertes en hábito; el hábito de escuchar esos ecos en tu interior, que ponen la excusa que el dinero es la madre para todos los negocios.

Pero déjame decirte que hay una solución. Se pueden iniciar negocios sin dinero.

Cómo inician los negocios

Lo primero que tienes que entender es cómo inician los negocios. No comienzan por dinero.

De hecho, ve a un banco y verás cuánto dinero se encuentra esperando a ser rescatado por emprendedores. Ese dinero se mantiene ahí, esperando una idea.

Los negocios inician porque un emprendedor, cómo tú, tiene una idea. Y esa idea es tan grande que puede tener la justificación de requerir dinero.

Claro que se necesita mucho trabajo para transformar la idea en un negocio, pero quiero dejarte claro una vez más que el dinero no es el factor fundamental cuando se trata de iniciar un negocio. Recuerda que siempre puedes iniciar un negocio con poca inversión de algo que te apasione.

Te has preguntado, entonces, ¿por qué se han muerto tus ideas si no tienes el dinero?

Porque estás haciendo mal las cosas.

No seas un mal emprendedor

Si vas a iniciar un negocio sin dinero, debes comenzar un negocio que no requiera dinero.

¿Qué quiero decir con esto?

El dinero es un recurso. Cómo tu tiempo, tus habilidades y las personas que conoces. Todos son recursos que vas a necesitar cuando comiences tu negocio.

Si vas a comenzar un negocio que necesite esos recursos y no tienes lo necesario, entonces te estás convirtiendo en un mal emprendedor.

Un emprendedor es alguien que sabe usar inteligentemente los recursos que tiene a su disposición actualmente. Si estás atorado con la situación del dinero, entonces necesitas ser creativo y repensar la forma de tu negocio. Hay algún problema en la idea que tiene que ser restablecida.

Arréglalo. Inicia con algo que necesite poco capital.

Piénsalo. Tú también eres un recurso. ¿Qué tan bien te estás usando?

Usa tus recursos disponibles

Cuándo tienes dinero, tus opciones son muy variadas. Pero cuando estás corto de éste, tus opciones tienen que ser creativas.

Yo estoy generando ingresos a partir de la creación de páginas web de modo freelance. Este tipo de negocio independiente es un gran ejemplo que requiere muy poco dinero. Sólo estás vendiendo tus habilidades.

Cuando salí a darme a conocer como diseñador y empecé a vender mis habilidades, aprendí varias lecciones valiosas:

- Cómo adquirir rápidamente nuevas herramientas de web

- Cómo vender mi idea a clientes difíciles

- Cómo tratar a los clientes desde el principio hasta el final del proyecto

- Cómo manejar mis ingresos de manera independiente

Todo lo anterior utilizando poco (o nada) de dinero. De hecho, para manejar las finanzas de gente independiente como tú y yo, te recomiendo ver el nuevo libro Apuntes de una Oveja Freelancera de Sonia Sánchez.

Estoy haciendo negocio con esta idea. No soy una empresa grande y tampoco me interesa serlo. Tampoco estoy pensando en invertir millones. Todo va de poco a poco.

Al final de todo, esta idea me está permitiendo tener libertad, valor fundamental para mi vida.

No existe tal justificación

“Debajo de esta máscara hay una idea, Sr. Creedy. Y las ideas son a prueba de balas.” – V de Venganza

Tendrás infinidad de justificaciones o dudas para no iniciar una idea. Déjalas atrás y enfócate en lo más importante: tomar acción. Pero antes de querer comerte el mundo, inicia con algo chico.

No tienes que renunciar a tu trabajo actual (todavía). Dedica una hora al día a tu idea. Empieza por vender tus habilidades. Si no tienes todavía, desarróllalas. Comprende la transformación de habilidades que te he comentado anteriormente. Tienes habilidades que todavía no sabes que tienes.

Puedes tomar tu pasión y convertirla en algo redituable, sólo es cuestión de ser inteligente en cómo empezar tu negocio. No les vendas un negocio a las personas, vende una idea.

El dinero no tiene que ser una justificación para posponer tus proyectos. Menos excusas y más acción.

Es tiempo de vivir tu aventura de emprender

*gl

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: