Haz las cosas bien desde la primera vez (y ahorrarás dinero)

Destacar en el mundo profesional cada vez es más complejo y competido.

Talentos@Work

Erika García Aller

Es graduada de Comunicación por la Universidad Iberoamericana con especialidad en Mercadotecnia. Con casi veinte años de experiencia profesional en los sectores de Tecnologías de Información, Construcción, Bienes Raíces y Financieras.

En la década de los 80 surgieron diferentes teorías que se enfocaron en la administración de inventarios y calidad para reducir costos de operación. Teorías como Just In Time (JIT) y Do It Right The First Time (DRIFT) permearon en las líneas de producción de muchas industrias, como la automotriz.

Gracias a mi padre, que en su momento estuvo involucrado en la implementación de estas teorías y procesos, crecí con una de las lecciones más importantes que para mi gusto no pierden vigencia: “Haz las cosas bien desde la primera vez”.

Cuando era niña era la letanía que me recetaba cada vez que llegaba con una mala calificación o un trabajo mal hecho. Esa frase resonaba en mi cabeza, con la consabida explicación del tiempo que me ahorraría, que era mejor dedicarle atención y cuidado a lo que estaba haciendo por una sola vez a tener que repetir las cosas, porque no eran lo que me habían pedido o como se tenía que entregar, etc.

La mejor medida de calidad, de hacer las cosas bien desde el principio, es el dinero. Cuánto dinero cuesta hacer las cosas mal, hacer las cosas dos veces, corregir defectos, etc. Día a día debemos vigilar los costos (en tiempo, dinero y gente) que se desperdician por no hacer lo que tenemos que hacer desde el principio.

Este aprendizaje no pierde vigencia, si bien es una teoría de los años 80, la aplicación de este principio es actual y debemos aplicarla siempre, en todo lo que hacemos, personal y profesionalmente.

Y no se trata de ser perfectos, errores se comenten y son parte de la naturaleza humana, pero hay que saber distinguir entre equivocación y negligencia, en hacer las cosas “al ahí se va…”.

Estamos viviendo tiempos que nos exigen hacer las cosas bien desde el principio, en ser competitivos en un mundo en donde la preparación y la calidad deben formar parte natural de nuestro desempeño, no nos podemos dar el lujo de hacerlo más o menos, porque seguramente hay muchos que lo harán mejor (y más barato).

Destacar en el mundo profesional cada vez es más complejo y competido.

¿Qué estás haciendo para sobresalir? ¿Tus presentaciones, trabajo, esfuerzo, desempeño son suficientes para obtener los resultados que quieres? ¿Estás seguro que lo que estás haciendo está bien hecho?

Entregar resultados bien hechos no solo hará que tu trabajo hable bien de ti, serás un recurso confiable y seguramente será un factor clave para destacar en cualquier cosa que hagas. No lo hagas por los demás, hazlo por ti y por el tiempo (y dinero) que te vas a ahorrar, sin contar los beneficios que vas a obtener.

Y si, el sermón de “Do It Right The First Time” probablemente sea la lección más importante que aprendí de mi papá.

Haz las cosas bien desde la primera vez… o paga las consecuencias.

dvr

Nos leemos la próxima vez…

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Más de Talentos@Work
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: