Trabajar en Google puede ser muy 'cool', solo si eres hombre y de raza blanca

El 69% de los empleados es hombre y el 56% son de raza blanca. Foto: Archivo

Talentos@Work

Erika García Aller

Es graduada de Comunicación por la Universidad Iberoamericana con especialidad en Mercadotecnia. Con casi veinte años de experiencia profesional en los sectores de Tecnologías de Información, Construcción, Bienes Raíces y Financieras.

Es muy conocido que Google se esfuerza por tener instalaciones modernas para atraer y retener empleados.

A esto se le suman vestimentas informales, salas de juegos, billar, gimnasios, áreas de esparcimiento lúdico y muchas amenidades que se han convertido en la envidia para muchos.

Estos elementos hacen que se vuelva atractivo pensar en conseguir un empleo en una de las empresas más exitosas y con mayor crecimiento de los últimos años.

Sí, pero como todo, el león no es como lo pintan.

Detrás de los deslumbrantes beneficios que se pueden apreciar y de la difusión de estos, la realidad no siempre es así. Al menos no para todos, especialmente si eres mujer o si perteneces a alguna minoría racial.

Apenas en abril, se destapó un escándalo publicado por The Guardian sobre las grandes diferencias salariales extremas entre hombres y mujeres que hay en la empresa.

La brecha es tal, que levantó una investigación por el Departamento del Trabajo, de Estados Unidos, que cuenta con “evidencia contundente” para integrar un caso que se llevará a la corte por discriminación sistémica.

Según el reporte de The Guardian “el análisis actual del gobierno indica que la discriminación en contra de las mujeres en Google es extrema, incluso para esta industria” según declaraciones de Janette Wipper, directora regional del Departamento del Trabajo obtenidas en abril de este año.

Sin embargo, Google ha promocionado sus esfuerzos por disminuir la brecha salarial en la empresa, pero a pesar de esto, los números arrojan otros resultados.

Según el último reporte de diversidad laboral de Google, el 69% de los empleados es hombre y el 56% son de raza blanca.

Destacan los niveles directivos en donde solo el 25% de estos roles son desempeñados por mujeres.

Hablando de minorías, el 4% es integrado por hispanos y 5% de raza negra, pero de estos, solo el 1% está enfocado en posiciones de tecnología.

Ahora, el clima laboral de Google vuelve a estar bajo la lupa, esta vez de la mano de un empleado (todavía en el anonimato) que difundió un comunicado en contra de la política de diversidad laboral de Google.

En el mismo, expresa que “la brecha salarial y de puestos entre hombres y mujeres en la empresa, se debe más a diferencias biológicas que por discriminación”.

Esto a pesar de que inició su texto con el clásico “valoro la diversidad y la inclusión”, utiliza este argumento para denunciar que dentro de la compañía si hay discriminación, pero más que racial, es ideológica.

En su texto, el ingeniero de software habla del ambiente laboral de la empresa, de las posturas públicas (o falta de) que derivan en temas tabú que pocas o rara vez pueden ser tratados abiertamente.

En Google se habla mucho de la tendencia inconsciente sobre discriminación racial o de género, pero pocas veces se habla de inclinaciones morales.

Cuando se trata de diversidad e inclusión, la tendencia de izquierda de Google ha creado una cultura políticamente correcta que se mantiene avergonzando a quienes disienten o no están de acuerdo con la ideología obligándolos a permanecer en silencio”.

Google aún no se ha pronunciado públicamente sobre este tema.

No obstante, Danielle Brown (vicepresidente de Diversidad, Integridad y Gobierno, quien lleva unas semanas en el cargo),  emitió un cominicado interno; en donde afirma que todos los empleados son libres de expresar su opinión, pero que las afirmaciones de ese empleado no representan su punto de vista o lo que la empresa promulga, promueve y representa.

Para Google, según Brown, la diversidad y la inclusión son parte fundamental de los valores y la cultura que buscan cultivar.

Sin duda, el trasladar lo que está escrito en el papel a la vida diaria del ambiente laboral es un reto para todas las empresas.

Las definiciones y conceptos pueden ser muy claros e ideales para fomentar una cultura de inclusión y equidad; sin embargo, en el día a día, los resultados son muy distintos.

Es labor de la empresa crear herramientas y mecanismos que fomenten una cultura de diversidad y equidad, pero éstas no serán suficientes si todos los que formamos parte de la empresa no las llevamos a cabo y nos dejamos llevar por creencias o porque las cosas siempre han sido así.

Google hoy es muestra de lo que pasa en el mundo corporativo y en muchas empresas, el discurso es uno y la aplicación es otra.

Pero las empresas no son entes vivos y autónomos, los empleados hacemos las empresas y desde nuestra trinchera tenemos que cambiar ideologías, vicios y costumbres para que esos discursos de valores y cultura escritos en papel se conviertan en prácticas diarias.

Nos leemos la próxima vez…

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Más de Talentos@Work
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: