Cómo deben cambiar las escuelas de derecho para ser mejores

Un título de abogado ya no es el boleto que alguna vez fue para una carrera estable y de altos ingresos. Foto: Archivo

Un título de abogado ya no es el boleto que alguna vez fue para una carrera estable y de altos ingresos. Foto: Archivo

Un título de abogado ya no es el boleto que alguna vez fue para una carrera estable y de altos ingresos. Con una deuda estudiantil por los cielos y oportunidades laborales limitadas, talentosos hombres y mujeres jóvenes están pasando por alto las carreras legales. Y con presupuestos agotados e inscripciones en sus niveles más bajos en los últimos 40 años, las escuelas de derecho están pasando apuros para seguir siendo relevantes.

La educación legal necesita cambiar radicalmente. Para ello, debemos reconsiderar el modelo de la escuela de derecho estándar; una serie de clases obligatorias, algunas de ellas con poca conexión con el trabajo que la mayoría de los estudiantes realmente realizarán como abogados. Hay necesidad de experiencias escalables y asequibles que conecten a los estudiantes con los despachos y con la práctica del derecho, de forma similar a los programas de residencia de las escuelas de medicina.

El Startup Legal Garage, de la Escuela de Derecho Hastings de la Universidad de California, en Berkeley, está estructurado de forma única. Además de dar clases en el salón, los profesores programan proyectos de trabajo de campo que enlazan a estudiantes y empresas emergentes tecnológicas en sus primeras etapas con socios de los principales despachos legales. El abogado en funciones supervisa el trabajo del estudiante en necesidades legales básicas como contratos de trabajo, políticas de privacidad y formación de empresas; y los estudiantes son puestos en el centro de la práctica de derecho del mundo real.

Otras escuelas de derecho también están trabajando con el sector privado. La Escuela de Derecho Lewis y Clark, situada en Portland, Oregón, ofrece un curso de práctica legal que ubica a estudiantes en los departamentos legales de corporaciones locales. Esta experiencia interna se combina con un seminario enfocado en los asuntos legales que probablemente enfrentarán como consejeros corporativos. La Escuela de Derecho de la Universidad de Chicago, asociada con el despacho Kirkland & Ellis, ha creado el programa Laboratorio Corporativo Kirkland & Ellis, aunando un componente de salón de clases con una competencia donde los estudiantes participan de una serie de retos legales corporativos basados en escenarios del mundo real.

Cambiar el rostro de la escuela de derecho no tiene que significar recortar la educación; de hecho, quizás sea el hecho que la salve.

 - Alice Armitage y Robin Feldman dan clases en el Colegio de Derecho Hastings de la Universidad de California. Feldman fundó el Startup Legal Garage de la escuela, que es dirigido por Armitage.

*bb

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: