"Preferí ser policía porque ganaba el triple que ejerciendo mi carrera"

Los salarios mensuales en el sector privado para recién egresados, alcanzan en promedio los 6,500 pesos. Foto: Especial

Los salarios mensuales en el sector privado para recién egresados, alcanzan en promedio los 6,500 pesos. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO.- Miguel Hernández, egresado de la carrera de Administración, se cansó de recorrer oficinas con su título bajo el brazo. Únicamente encontraba oportunidades de trabajo con compensaciones mensuales por debajo de los 6,000 pesos.

Después de un año concursó por una vacante en uno de los cuerpos policiales que operan en el país.

Los salarios que ofrecen a los recién egresados no se comparan, en lo más mínimo, a los que otorgan las empresas privadas pese a no tener experiencia”, asegura este joven de 27 años que se desempeña como policía federal.

Las vacantes en fuerzas federales comprenden salarios de hasta 20,000 pesos mensuales; los policías investigadores ganan 15,000 pesos, mientras que los médicos en centros penitenciarios tienen sueldos de 18,000 pesos por cada 30 días de trabajo.

Las policías estatales no se quedan atrás. En el Estado de México, los profesionistas de cualquier carrera pueden acceder a vacantes con salarios que oscilan entre 10,000 y 16,000 pesos mensuales.

El sector privado, por su parte, ofrece sueldos que están entre los 3,000 y 8,000 pesos al mes a los recién egresados tanto de universidades públicas como privadas, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Egresados (ENE), elaborada por Profesionistas.org, una plataforma que ofrece información sobre las profesiones, el Centro de Opinión Pública Laureate y la Universidad del Valle de México (UVM).

Sector privado castiga la falta de experiencia

Especialistas en Recursos Humanos coinciden en que los salarios mensuales en el sector privado para recién egresados, alcanzan en promedio los 6,500 pesos. Según ellos, es porque son inexpertos, “normalmente” se les coloca en puestos no estratégicos hasta que conocen “bien el terreno”.

Martha Valderrama, coordinadora de la maestría en Dirección Estratégica de Capital Humano en la Universidad Anáhuac México Sur, señala que esta dinámica constituye una inversión para ambas partes.

Las empresas “minimizan los costos de operación mientras preparan al personal para incorporarlo en otras áreas con retribuciones económicas más importantes”, en tanto que los recién egresados “adquieren la experiencia necesaria para escalar posiciones con el transcurso del tiempo”.

Pero no es una regla. Elizabeth Bolantín, abogada, consiguió un par de empleos cuando egresó de la carrera. En ambos casos no tenía un contrato por escrito, acceso a servicios de salud ni ahorro para el retiro.

Pero eso no era lo peor, sino que las jornadas eran exhaustivas, y pese a ello, me eran retribuidas con 5 mil pesos al mes”, reveló en entrevista.

Detalla que en uno de esos trabajos duró un año con la esperanza de que mejorarían sus condiciones laborales.

Ante la negativa de sus superiores, decidió buscar otra opción. “En el segundo empleo duré sólo seis meses y opté por litigar de manera independiente, pero a los pocos meses me rendí porque era realmente difícil conseguir clientes sin casos que me respaldaran”.

Fue hace poco más de un año, cuando por casualidad vio la convocatoria de la Policía del Estado de México en internet, “no dudé ni un instante en postularme pues ofrecían 12 mil pesos mensuales, y siendo honestos, el salario es la razón por la que casi todos los profesionistas recién egresados nos unimos a un cuerpo policiaco”.

¿Aún es rentable estudiar una licenciatura?

Más de la mitad de los recién egresados de universidades obtiene un trabajo relacionado con su profesión, lo que a decir de Sophie Anaya, directora de Asuntos Públicos de la UVM, demuestra que todavía es rentable estudiar una carrera ya que mejora la condición de empleo.

Sin embargo, no todos corren con esa suerte. De acuerdo con la encuesta, los egresados de carreras relacionadas con ciencias de la salud (38%), hospitalidad y servicios (28%), ingenierías y ciencias naturales (26%), ciencias exactas y de la computación (24%), encontraron empleo en menos de tres meses.

Mientras, los que eligieron licenciaturas en ciencias sociales, administrativas y derecho (18%), además de artes y humanidades (17%), son las que menos ofertas laborales tienen.

Bertha Hernández tiene dos carreras, es licenciada en Trabajo Social y también en Derecho. Vive en el Distrito Federal, pero trabaja en la Policía del Estado de México. ¿La razón? Un salario que no encontró en el sector privado.

No sólo ocupo una posición administrativa, también, imparto clases sobre algunas materias de Derecho, lo que me permite ejercer mis dos carreras, con un sueldo competitivo”.

Jbf

Videos Recomendados

Lo que pasa en la red: