Escrutinio sobre aerolíneas

Usted recordará la triste experiencia de los más de 200 pasajeros varados en el aeropuerto de Madrid-Barajas, que desde hace un par de semanas buscan abordar un vuelo de Aeroméxico para reingresar a México. El problema fue la práctica, porque quienes los adquirieron en anuncios ofreciendo gangas jamás se imaginaron la razón del bajo precio.

Aeroméxico, que dirige Andrés Conesa, hizo público que jamás vendió los boletos “sujetos a disponibilidad” porque no los comercializa. Aun cuando se trata de boletos para redimir puntos, siempre se adquieren si hay espacio, esto es, no se expide si no hay un lugar asignado previamente.

Pero entre que son peras o manzanas, el número de pasajeros varados casi alcanzó el cupo de un avión de cabina ancha y justo para el cierre de la temporada de verano, lo que sorprendió hasta a la aerolínea. Sin embargo, los famosos boletos son parte de las prestaciones laborales que tiene suscritas con los sindicatos de pilotos, sobrecargos y personal de tierra; ofrece la alternativa de viaje a cualquiera de sus destinos y horarios al trabajador y sus familiares “sujetos a espacio” o “sublos”, esto es, si el avión tiene un lugar vacío pueden volar. Y con ello también se suspendió el descuento del 90% en compra de boletos a familiares.

Ahora, en Barajas, lo que ocurrió es que casi la mitad de los 200 pasajeros se presentó con un boleto que adquirieron a través de revendedores, a quienes supuestamente se los vendieron los dueños de los “sublos”, y el consumidor nunca tuvo claras las condiciones de su vuelo y, por ende, de que compraba un boleto cuya venta al público está prohibida por el mismo contrato colectivo y su cláusula 49 en caso de sobrecargos (ASSA, de Ricardo del Valle, hizo pública la carta que envió Sergio Allard, aunque una igual les llegó a todos los sindicatos, en la que notifica que queda suspendida la prestación y que se investigará lo sucedido en Barajas para determinar responsabilidades).

La grilla intersindical está que arde por lo mismo, pues en el caso Barajas el grueso de los boletos fue revendido por pilotos de Aeroméxico, de tal suerte que el futuro de una prestación que utiliza la gran mayoría de las aerolíneas en el mundo podría quedar cancelada, porque fue violada la principal condicionante, que es la prohibición de vender o transferir los boletos. Imagine: 12 boletos por piloto, 12 por sobrecargo y como diez por trabajador sujetos a disponibilidad. ¿Por qué la decisión? Porque ésta puede convertirse en una megamulta de Profeco, de Ernesto Nemer.

DE FONDOS A FONDO

#SinDescanso… El que de plano se quedó sin vacaciones fue el procurador Federal del Consumidor,  Ernesto Nemer, pues en tan sólo 13 días estuvo en diez ciudades para desplegar la firma de convenios con gobiernos y centros de educación superior.

Por lo pronto, está programando una visita al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que dirige Alexandro Argudín (de mexiquense a mexiquense), para hacer el corte de caja del receso de verano. El caso de Aeroméxico y la venta de boletos de disponibilidad limitada que realizan los empleados la está revisando a fondo pues, independientemente de los pasajeros que fueron afectados por las malas prácticas de los empleados, trae en la mira a todas las aerolíneas, nacionales e internacionales, por la sobreventa de boletos, una de las prácticas con mayores quejas presentadas en el transporte aéreo de pasaje.

A Nemer se le ve trabajando en todas las pistas, pues lo mismo se le atravesó Jorge Vergara y su mal servicio de Chivas TV por internet (y ahora hasta Carlos Slim Domit está ocupado con la decisión de investigar y sancionar las que parecen ser cláusulas abusivas de contratos de televisión por internet, pues ahí tiene Netflix, si el servicio o la película contratada en el tiempo específico no se ve por causa del proveedor de internet, no reembolsan el dinero).

Y eso es sólo uno de sus tantos frentes. Nemer está recorriendo mercados y supermercados para ver el comportamiento de precios de primera mano, tanto que sorprende que sabe el precio de los alimentos básicos con la destreza y memoria que normalmente tiene un ama de casa.

Los precios de la cebolla, el jitomate, la manzana, el pan dulce, tortilla, frijol, arroz o sopa de pasta son parte del disco duro del titular de la Profeco, pero lo que sí es de comentarse es que se comprometió a no ser un funcionario de escritorio y lo está cumpliendo, porque al cierre del primer semestre ha realizado 46 mil visitas de verificación, iniciado seis mil 494 procedimientos de infracción a la ley y aplicado sanciones por más de 215 millones de pesos.

#SemanaDelEmprendedor…  Otro que anda de la ceca a la meca es Enrique Jacob. El mexiquense lanzó ayer la convocatoria para la edición 2016 de la Semana Nacional del Emprendedor, que se llevará a cabo del 3 al 8 de octubre en Expo Santa Fe. Ahora espera que se superen las 80 mil asistencias; el tema a debatir serán “las industrias del futuro”, como la nanotecnología, vivienda sostenible, viajes al espacio, aplicaciones móviles, entre otras. Así, los emprendedores y empresarios podrán adentrarse al futuro y potencializar su negocio.

Un elemento novedoso: se trabaja con las delegaciones estatales para fomentar la asistencia de emprendedores en el país, pues aunque en 2015 ya se logró que el 20% de los asistentes a la Semana vinieran de otras entidades, todavía son los de los estados de la Megalópolis los que más asisten. La intención es hacer una campaña activa entre los estados del Centro-Bajío y el resto de las regiones del país, ya que la propuesta de emprendedurismo no es magalopolitana.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de Alicia Salgado
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: