El berrinche en redes sociales por el “gasolinazo” es una tontería

En redes sociales empezaron a circular cadenas pidiendo dos cosas: bloquear gasolineras el lunes 2 de enero para que nadie consuma. Foto: Getty

ECON 101

Marco Antonio Gómez Lovera

Economista por la Universidad Panamericana.Con experiencia en el análisis de indicadores económicos de México.

Hay pocas cosas en el país que prenden tanto los ánimos de la gente como los incrementos al precio de las gasolinas, los mal llamados “gasolinazos”. Era evidente que el anuncio del aumento de 14% de la Magna y 20% de la Premium a partir del primer día de enero causaría malestar en una población que ya se quejaba por incrementos del 3 por ciento.

En redes sociales empezaron a circular cadenas pidiendo dos cosas: bloquear gasolineras el lunes 2 de enero para que nadie consuma, y comprar gasolina antes del Año Nuevo para no hacerlo los primeros tres días.

Dicen que esto será una “revolución pacífica” que “será un éxito si nos unimos”. ¿A qué se refieren con eso? ¿Cuál es el éxito del que hablan? No tengo idea y creo que ni ellos la tienen.

Es innegable que el aumento en el precio de las gasolinas será un golpe al bolsillo no sólo para quienes tienen un coche, sino para todos. Su uso en la cadena de producción de casi todas las industrias creará un efecto inflacionario que nos alejará de la baja inflación que hemos tenido en los últimos meses.

Pero la solución no es reprochar al gobierno, tacharlo de mentiroso y pedir que el precio baje o se subsidie. El gobierno no tiene por qué meter la manos a los precios de los productos; para un ejemplo Venezuela, donde se ha metido tanta mano a la economía que todo escasea.

Si hoy nos enfrentamos a estos problemas respecto a los combustibles es porque durante años se han instrumentado políticas energética, fiscal y de transporte sumamente deficientes.

Hay que deshacernos de esa idea de que el coche debe ser el centro de las políticas públicas de transporte. Y de que el mismo y la gasolina son un derecho, pues no lo son; son un bien.

Y como se ha dicho en muchas ocasiones, subsidiar la gasolina o tener precios bajos es algo que beneficia a quienes más la usan, las clases media-alta y alta, no a los que más asistencia social necesitan.

Luego hay que deshacernos de esa idea tonta de que “Papá Gobierno” debe cubrirnos con su manto protector de todos los males del mundo, y exigir que haga bien su trabajo. Y su trabajo es poner piso parejo para que todos tengamos las mismas oportunidades de desarrollo.

En vez de pedirle al gobierno que intervenga para garantizar gasolinas baratas, se debe presionar para que haya mejor transporte público, mejor infraestructura para medios de transporte alternativos, banquetas realmente transitables para peatones.

Y mucho más apremiante, se debe agilizar el proceso de desligar las finanzas públicas del petróleo.

Luego se debe pedir por el uso de energías verdes y tecnología automotriz limpia. Ya después se puede pensar en las gasolinas y que se fomente una verdadera competencia que baje el precio.

Por eso el berrinche por el “gasolinazo” y sus cadenas de Whatsapp son lo último que este país necesita.

kgb 

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: