¿Y la crisis?

Por el momento nuestro país no tiene una crisis económica. Foto: Pixabay

Paradigma Liberal

Jorge Sanchez Tello

Blog Paradigma Liberal

CIUDAD DE MÉXICO.- Nuestro país no es una nación desarrollada y tiene muchos retos en economía por resolver. Sin embargo, por el momento no tenemos una crisis económica como las que tuvimos en el pasado, aunque sí tenemos varios rezagos por resolver y algunos factores que pueden poner en riesgo la estabilidad macroeconómica.

No debemos confundir la incertidumbre con crisis, de hecho, es una de las características esenciales para los mercados financieros. Hay quienes quieren aprovechar la coyuntura para afirmar que en el país todo está mal.

Si bien no tenemos un gran crecimiento económico, la economía está creciendo más de lo esperado: han aumentado las exportaciones no petroleras; según el IMSS ha crecido el empleo y tenemos un sector financiero sólido que sigue otorgando crédito con una mínima cartera vencida.

Sin embargo, una de las grandes debilidades para nuestra economía, es que las exportaciones petroleras no han ayudado al crecimiento de nuestra economía. Si quitáramos este factor la economía estaría creciendo al 3.5% por lo menos.

Otro factor importante que puede frenar esta estabilidad macroeconómica es la inflación, la cual deberá tener un freno importante porque el aumento de tasas de interés puede tener un impacto negativo en el crecimiento de la economía. Sin embargo, no está fuera de control la inflación y existe la expectativa de que irá bajando hacia el 2018.

Mucho se ha comentado sobre la importancia de fortalecer el ahorro interno en México porque como bien ha señalado Fundef, tenemos una dinámica de crecimiento acelerado que registra el ahorro externo en México; este es un factor de preocupación para la estabilidad económica del país, porque lo coloca en una posición de vulnerabilidad por el riesgo que representa su volatilidad.

El ahorro externo que recibe México es importante, pero en épocas de volatilidad o riesgo para el país puede salir y generar mayor depreciación en el peso. Es decir, este tipo de ahorro genera vulnerabilidad y una mayor dependencia del exterior como ocurrió en 1994.

Este ahorro externo a pesar de que ha traído beneficios a nuestro país, debiera tener un límite y es importante impulsar cambios para que mejor se incentive el ahorro interno. Por ejemplo, el ahorro vía Afores debe aumentar porque son el principal motor de ahorro interno que tiene nuestro país.

Ante estas debilidades que tiene nuestra economía y frente al proceso electoral del 2018 y renegociación del TLC que está iniciando, nuestro país tiene que continuar fortaleciendo las reformas que se han hecho en especial la educativa y la energética.

Además, se tiene que seguir construyendo el Estado de derecho porque es fundamental para dar certeza a las inversiones.

México se acerca a tiempos complicados y de mayor incertidumbre, así que es importante que el proceso de modernización que inició hace más de 20 años continúe y no se frene.

*Jorge Sánchez Tello es Investigador Asociado de la Fundación de Estudios Financieros-FUNDEF A.C. Centro de investigación independiente con sede en el ITAM sobre el sistema financiero.

@jorgeteilus

jorge.sanchez@itam.mx

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: