La edad sí importa, pero que no te importe para emprender

En el mundo emprendedor todavía se tiene la perspectiva de que los emprendedores son personas más adultas. Foto: Shutterstock.

EmprendedorEs

Cristopher Ramírez.

Originario de Tijuana, B. C. y actual residente de la ciudad de Pachuca, Hidalgo; Cristopher tiene 24 años y es egresado de la carrera de Ingeniería de Tecnologías de la Información del ITESM.

Ciudad de México.- Este año 2015, he tenido la oportunidad de dar muchísimas conferencias y pláticas en base a mi libro Imperio Emprendedor – Mentalidad para la Era Startup (el cual ya pueden comprar en Amazon) – FIN DEL COMERCIAL jaja -, las cuales me han dejado mucho aprendizaje y experiencias que quiero compartirles en este espacio.

La primera, les platicaré hoy, tiene que ver con la edad.

Algo que me dicen mucho cada vez que llego a un espacio público o universidad donde daré una conferencia, es que me veo muy joven para ser autor de mi libro, o de cualquier libro. Si de por sí, soy de baja estatura, realmente si aparento menor edad. Y la verdad eso hace más sorpresiva mi intervención, pero ese no es el punto.

Los organizadores y/o asistentes, en algunas ocasiones, son mayores que yo, y se quedan algo sorprendidos y confundidos de que yo sea el conferencista. Y esto tiene que ver con que en el mundo emprendedor todavía se tiene la perspectiva de que los emprendedores somos gente más adulta. Parafraseando a uno de los asistentes en una conferencia: “cuando yo llegué aquí esperaba a un hombre calvo y panzón”. Digo, eso es una forma mal generalizada de los emprendedores y empresarios pero el punto es claro: es sumamente sorpresivo que un joven menor de 25 años esté dando conferencias y esté hablando sobre formar tu propia empresa, emprender en la vida y demás.

Y esta forma de pensar de la audiencia es bueno y malo a la vez.

Bueno porque es maravilloso ver las palabras y la expresión de la gente cuando alguien más joven que ellos sobresale más. Estás realizando cosas que mucha gente mayor no se está atreviendo a hacer.

Y malo porque hay gente que toma el que seas joven como un defecto o una desventaja. He tenido el problema, no sólo en mi negocio sino también en el mundo editorial, afectando algunas de las oportunidades que me puedan dar.

Y esto último no es nada nuevo para ti lector; a veces es complicado conseguir algún trabajo o aprovechar oportunidades por la falta de experiencia y esto equivocadamente se ve directamente influenciado por la edad.

Puede que no tengas mucha experiencia por tu corta edad, pero también existe gente altamente capaz que es muy joven; así como gente muy adulta sin mucha experiencia.

Y no quiero meterme en cuestiones de empresas, lo que me importa es llegar a ti emprendedor joven: mucha gente va a estar maravillada de que logres esto o aquello con tu empresa a una corta edad, pero también te vas a encontrar con mucha gente que te va a cerrar la puerta frente a la cara por creer que por ser joven no les puedes ser de mucha ayuda; ya sea con los servicios de tu empresa o en lo que ofrezcas.

Esto al final es importante porque son oportunidades que llegan y se pierden. La edad sí importa pero a ti, emprendedor, no debe de importarte.

Siempre he creído que las oportunidades no se te dan, un verdadero emprendedor ve las circunstancias y crea sus propias oportunidades.

Si eres un emprendedor joven, por favor, que no te importe que la gente desconfié o se sorprenda de lo que haces a tu edad, simplemente hazlo, tu edad es solo un número; las experiencias que vivimos a diario valen más que las experiencias laborales que muchas personas consideran importantes.

“Y recuerda, la grandeza se alcanza un día a la vez” 

 

Jbf

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Más de EmprendedorEs
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: