Sin 'hustlers' las startups están condenadas a fracasar

A menos que seas un gurú de tu industria con décadas de experiencia y exposición, te tengo una mala noticia: lo que estás emprendiendo no le interesará a nadie hasta que hagas el marketing necesario para lograr lo contrario. Foto: Visual Hunt

CIUDAD DE MÉXICO.- Si quieres ser emprendedor tienes que aprender a vender y a lidiar con el fracaso que sí o sí se te presentará en repetidas ocasiones. Y es algo que, muy probablemente, sólo podrás hacer tú. Es muy difícil encontrar a alguien que esté dispuesto a luchar por ti y a trabajar para tu éxito. Sin embargo, la figura del hustler, aquel que sale a vender, es una pieza clave en cualquier empresa emergente.

A lo largo de los años he visto desfilar proyectos con productos impresionantes y llenos de imaginación, con funcionalidades atractivas y tecnología innovadora. Aún en los mejores casos, lo más común es que carezcan de dos factores que evidencian la necesidad de un hustler en sus equipos: Un desconocimiento por las necesidades que cubriría su producto y una pésima exposición del mismo. Esto reduce a cenizas cualquier idea de negocios.

Pero antes de continuar hablando de proyectos que no se consolidan, tal vez se estén preguntando qué es un hustler y por qué sueno como si tuviera un crush con esta profesión.

Un hustler es aquella persona encargada de administrar la empresa y elaborar estrategias para que la marca crezca utilizando técnicas comerciales y de marketing para ampliar las ventas.

Esta figura es relevante en el proceso de construcción de una startup debido a que interviene en todos los procesos de desarrollo de cualquier empresa. En etapas iniciales, analiza el mercado para saber si este es suficientemente grande para que su marca tenga futuro o lo suficientemente específico para que no haya muchos competidores, y define las necesidades que el producto tendrá.

Cuando el proyecto se ha definido y comienza su construcción, dicho hustler aplicará a todas las convocatorias posibles para obtener financiamiento y generar aliados de valor para la empresa.

En la puesta en marcha del proyecto, esta figura se encarga de vender, hacer marketing, trabaja junto a los aliados de valor para consolidar redes de negocios que beneficien y si es necesario toma cubetas y palos para pelear con los monstruos de los Power Rangers que quieren evitar que la muy querida empresa tenga éxito.

El gran problema de México es que nos enfocamos en crear productos geniales antes de preguntarle a nuestro cliente si lo que estamos haciendo resuelve una necesidad real. Nunca salimos a la calle a preguntarle a nuestro cliente "¿qué necesitas de nosotros?".

Esto lleva a los emprendedores o startuperos a fabricar cosas que nadie necesita. Hay que reconocer que algunos genios han creado necesidades en nosotros y nos han convertido en consumidores, pero esos casos son tan pocos como son excepcionales.

Por otra parte si tienes oro molido para vender, ¡tienes que salir a venderlo! A menos que seas un gurú de tu industria con décadas de experiencia y exposición, te tengo una mala noticia: lo que estás emprendiendo no le interesará a nadie hasta que hagas el marketing necesario para lograr lo contrario.

Vuélvete un Hustler o, si lo encuentras, contrata a alguno… Si no, tu empresa está condenada al fracaso.

Por: Jorge Sánchez

Director General de Tundra Comunicación

@JorgeSagar

jorge@tundra.mx

*livm

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: