Quieres trabajar con "influencers"? Piénsalo dos veces

Si algo ha demostrado esta incomprendida generación de millennials, es ser la más difícil en cuanto a engagement.

Tu negocio online

Ángel Peláez

Consultor de negocios online, publicidad y marketing digital.

Si algo ha demostrado esta incomprendida generación de millennials, es ser la más difícil en cuanto a engagement.

racias a ellos, solemos ponernos más creativos para crear el ruido necesario para que escuchen nuestro mensaje, y nos ha quedado claro, a estas alturas, que los nuevos medios generan también nuevas voces con potencial para ser escuchadas.

Hay un grupo de personas que las empresas, que quieren enfocarse a un sector joven de la población, observan atentas, para que sirvan como portavoces de sus marcas.

Los “instagramers”, “youtubers” y “twiteros” de la actualidad. Algunos probablemente los conoces, otros seguro no tienes ni idea de lo que hacen.

Para muestra del potencial de estos personajes basta ver la campaña de Amazon México, en la cual presentaron a varios “expertos en internet”.

No es la primera ni será la última vez que se utilicen a estas "nuevas figuras públicas", más cercanas al público joven. Pero quizá tú no quieras hacerlo…

A continuación expreso algunas situaciones que llegan a romper tratos con estas personas o sus managers. No son situaciones que pasen siempre, ni son las más comunes, pero debes conocer los peores escenarios antes de proceder.

Son difíciles

No hablo por todos, pero varios de los influencers que he tenido el placer de conocer, han demostrado tener exigencias dignas de una estrella internacional.

No pueden ser tratados como cualquier otra persona que sirve como instrumento de relaciones públicas o mercadotecnia, hecho para el cual no estamos ni advertidos ni preparados.

La impuntualidad y la falta de compromiso de una amplia malloría hace que esto sea su sello caracterísitico. Por ello si los invitas a algún evento, prepárate para este tipo de situaciones.

Por otro lado, muchas veces intentan realizar modificaciones a la campaña, de modo que puedan protegerse de las críticas que cualquier patrocinio a trae a estas personas públicas.

Algunas veces es posible pero ¿Y cuando no? El riesgo de “publicidad gratuita” en tu contra se eleva con cada exigencia no cumplida.

Son costosos

Especialmente si tienes que pagar viáticos: el mejor alojamiento, transporte y servicios deben estar a su disposición siempre.

Por supuesto, cotizan sus costos en base al número de seguidores en distintas redes sociales, y a ti a tu contador podría parecerles algo descabellado.

El costo/beneficio podría ser más difícil de prever que en otros casos. Así que compara todas tus opciones y considera si esta estrategia es la mejor para tu negocio.

Son fugaces

A pesar de que muchos de ellos han sabido adaptarse con el tiempo y no necesariamente han desaparecido, su alcance y poder de convencimiento se ve típicamente estancado al mediano plazo. Si pretendes utilizarlos para una campaña de corta duración, el lanzamiento de un producto o una venta única, suelen ser opciones interesantes. Pero hacer de uno de estos personajes el rostro de tu marca, es poco recomendable.

Quiero finalmente recalcar mi respeto y mi cariño a todos ellos. Conozco a muchos influencers que han sabido monetizar y avanzar con imagen y esfuerzos propios. Ese es el sueño después de todo ¿No?

A todos ellos les digo: sigan progresando siempre siendo justos, conscientes de sus alcances y sus límites. Sobre todo, con la misma chispa que los caracteriza; sino, los negocios seguirán cayendo.

dvr

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista.
Lo que pasa en la red: