Un ranking para el ego mexicano que no le gusta a la OMT

Si para Javier Solís, otrora rey de la canción ranchera, “el dinero no es la vida, es tan sólo vanidad”; ayer Carlos Vogeler lo podría haber parafraseado diciendo que “el ranking no es la vida, sino sólo fatuidad”.

Y es que durante la Sexta Conferencia Anáhuac sobre Turismo, el director regional para Las Américas de la Organización Mundial del Turismo, dijo que México sería el “séptimo u octavo” receptor de viajeros internacionales este año.

Un dato que hizo que a varios de los asistentes se les pusieran los ojos como plato, tan ávido como está México ya no digamos de noticias positivas trascendentes sino que, al menos, ayuden a subir el ego.

El dato estuvo presente durante todo el evento, pero lo mejor de todo fue que en uno de los llamados “chacaleos”, es decir cuando los reporteros “le caen” en bola a un declarante; Vogeler optó por desestimar la importancia de este dato.

En un plan muy académico, el funcionario de la OMT primero dijo que prefería dejar la expectativa en que el país ocuparía el octavo sitio y luego aseguró que dicha posición no era generada por el esfuerzo de un país.

Efectivamente, se trata de la suma de varias circunstancias, las que derivan en mejorar o empeorar la posición en la lista del top ten.

En este caso concreto, tuvo un peso importante el desastre que tristemente está viviendo Turquía, que hasta hace poco era un ejemplo de crecimiento y posicionamiento turístico.

Aunque hoy padece en carne propia el flagelo del terrorismo, que ha espantado a los viajeros.

O los problemas políticos y económicos de Rusia, que para la Unión Europea se ha convertido en un chico malo y pendenciero; que además, según algunos de los medios más influyentes de Estados Unidos, se ha dedicado a husmear hasta en los secretos de alcoba del señor Donald Trump.

Tema que, por cierto, se llevó la nota ayer durante la primera conferencia de prensa que ofreció el Presidente electo de Estados Unidos y en donde afortunadamente México no salió tan mal parado.

Primero porque no aportó nuevos elementos a su crítica y segundo porque hasta externó simpatía por algunos ciudadanos y gobernantes mexicanos a quienes dijo, no culpa de que hubieran abusado de su país, aunque advirtió que no seguirá sucediendo.

El hecho es que después de años fuera de la lista de honor del turismo, México ya se subió al octavo puesto y en una de esas se “cuela” hasta el séptimo.

DIVISADERO

Trump. En el mismo evento Enrique de la Madrid, secretario de Turismo, aportó otro elemento al análisis de los riesgos para este sector, cuando asuma el poder el nuevo Presidente estadounidense.

Reconoció que se le podría ocurrir grabar con un impuesto de salida a los viajeros estadunidenses que vayan al extranjero, como el que cobra Gran Bretaña y que, con todo y ello, sigue siendo uno de los mayores emisores de turistas en el mundo. La película está por comenzar.

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de Carlos Velázquez
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: