EL TLCAN y la era digital

Estamos próximos a que inicien las negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, donde uno de los temas más importantes a tratar es como México y sus vecinos, Estados Unidos y Canadá, llevan a cabo comercio en el futuro. La medida representa una oportunidad de oro para crear la primera agenda verdaderamente moderna, donde la economía digital tomará su lugar.

Un novedoso tratado puede establecer un precedente mundial que tenga en cuenta lo mucho que ha cambiado nuestro mundo en los últimos 25 años, y el rol desmesurado que ahora desempeñan los negocios y el comercio transfronterizo gracias a internet.

Hay que recordar que cuando se concluyó la negociación del hasta ahora vigente Tratado de Libre Comercio, en 1994, los discos flexibles reinaban e internet estaba en su infancia. Actualmente, la economía digital, impulsada por el Big Data, software con inteligencia artificial y analítica estimula el crecimiento y el empleo en todos los sectores, especialmente en la industria manufacturera, la banca, la hospitalidad, las ventas minoristas, la sanidad y la educación.

A pesar del enorme impacto económico que origina hoy en día la era digital, así como la creciente competencia mundial, no existe un acuerdo comercial que tenga reglas claras, fuertes y aplicables sobre los datos. La decisión de modernizar el TLCAN es la oportunidad perfecta para crear reglas que aseguren que la economía digital pueda prosperar y crecer a través de América del Norte, reglas que pueden ser usadas en todos los acuerdos comerciales que vienen, sin favorecer a ningún país, sino piso parejo a todas las empresas.

Lo que se requiere es que los nuevos acuerdos comerciales tengan disposiciones que protejan el libre flujo de datos a través de las fronteras, que faciliten el comercio para servicios como cloud computing y análisis de datos, que generarán buenos beneficios económicos a los tres países.

La llamada data ha transformado el comercio para las empresas de todos los tamaños, desde las pequeñas hasta los grandes fabricantes. Cuando los datos pueden moverse libremente, las compañías crecen y se puede crear empleo, acceder a poderosas herramientas analíticas y de procesamiento sin tener que invertir en costosas infraestructuras informáticas internas.

Algunos países a escala mundial han puesto en práctica leyes y políticas que restringen los flujos de datos, y en su lugar los bloquean dentro de sus fronteras. Otros exigen a las empresas que construyan centros de datos dentro de su territorio si desean operar comercialmente. El TLCAN debe exigir un escrutinio minucioso de estas razones para asegurar que se trate de manera estrecha y no velada, con el fin de no bloquear a las empresas de servir a los mercados globales.

Ningún marco de comercio digital estaría completo sin las protecciones para el desarrollo de tecnologías emergentes, que permitan a las empresas expandirse y crear nuevos puestos de trabajo. La tecnología está cambiando la forma en que hacemos negocios todos los días, desde las autenticaciones electrónicas hasta la inteligencia artificial.

El nuevo software debe ser capaz de entrar en los mercados globales sin enfrentar una batalla reguladora. Las empresas no deben tener que renunciar a sus códigos de fuente propietarios para dárselos a gobiernos extranjeros con el fin de hacer negocios, y en este momento, no hay una regla obligatoria que impida que esto suceda. El TLCAN puede allanar el camino. Es hora de que la renegociación cumpla con la era digital.

#BACKDOOR

La semana pasada tuve una buena plática con Reggie
Fils-Aime, presidente y jefe de operaciones de Nintendo de América, quien me asegura que no le causa preocupación que la competencia esté lanzando consolas mejoradas, pues ellos van por la experiencia de juego más que por la grande potencia gráfica, además que su Switch es lo suficientemente robusta para competir. Esta semana va a poder leer la entrevista completa en Hacker  y verla por HackerTV, en ExcélsiorTV.

                                paul.lara@gimm.com.mx

 

 

Síguenos en Twitter @DineroEnImagen y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

Más de Paul Lara
PUBLICIDAD
Lo que pasa en la red: